Jorge Coronel López
columnista

Hacia la Ocde entre absurdos

Si la Ocde se atiene a lo expresado en el informe de enero del 2016 sobre el mercado laboral, es probable que el camino no sea sencillo.

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López
mayo 15 de 2017
2017-05-15 09:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

A cuatro años de haber iniciado Colombia el proceso de adhesión a la Ocde y faltando solo la aprobación de dos comités –asuntos laborales y comercio–, todo indica que el organismo ha sopesado mejor las buenas intenciones que las contrariedades. Los informes entregados por la Ocde demuestran que Colombia está lejos de los estándares medios de sus 34 miembros, y por ello el gobierno ha tenido que salir al paso presentando propuestas y proyectos de reformas con la intención de “mostrar su mejor cara”, como lo dijo Carolina Crane, encargada de las relaciones Colombia-Ocde (Portafolio 9/05/17).

El 2 de mayo, el Comité de Gobernanza Pública que discute temas como rendición de cuentas y transparencia, aceptó a Colombia y se convirtió en el comité número 21 en aprobarlo. Curiosamente, la aceptación se hizo en el marco de los mayores escándalos de corrupción en el país, lo cual llama la atención debido a que la Ocde se ha caracterizado por sus políticas de buenas prácticas. Entretanto, en el país estamos lejos de hallar a los responsables para conocer la verdad de la corruptela y cada nuevo detalle que se ventila abre más dudas, haciendo que los procesos se empantanen, las investigaciones se dilaten y la búsqueda de la justicia se encarezca.

Sin embargo, dentro del comité que sigue –asuntos laborales– existen muchos desafíos, pues si la Ocde se atiene a lo expresado en el informe de enero del 2016 sobre el mercado laboral, es probable que el camino no sea sencillo. En el estudio, dijo que si bien el país había crecido en los tres últimos lustros, aún tiene una marcada desigualdad de ingresos que lo distancia del promedio de la Ocde, medida por el coeficiente de Gini: para Colombia es 0,56 frente a 0,31 promedio Ocde. También, advierte que las mejoras en empleo ocultan profundos problemas estructurales como la “inusualmente elevada tasa de autoempleo: 52 por ciento de la población trabaja como independiente”, mientras para la Ocde es 17 por ciento promedio.

Agrega que existe una alta informalidad por seguridad social (42 por ciento), y advierte que si bien las transiciones hacia la formalización son pocas, quienes lo logran hacer son contratados a términos definido, lo que aumenta el riesgo de caer en la informalidad o el desempleo. Le llama la atención a la Ocde que Colombia, habiendo ratificado todos los convenios fundamentales de la OIT –a diferencia de algunos de sus miembros– y reconocido el derecho a la libre asociación tanto en la Constitución como en el Código del Trabajo, le sorprende que exista una densidad sindical de 9,2 por ciento de los trabajadores asalariados (formales e informales) y de 4,5 por ciento del total de la fuerza laboral. Añade que estos resultados ponen a Colombia en el extremo más bajo de su ranking y considera que el 80 por ciento de la organización sindical posee menos de 100 miembros, lo que limita su poder de negociación. Uno de los factores que ha incidido favorablemente en el camino hacia la Ocde ha sido el acuerdo de paz, ya que ha permitido mejorar la confianza en el país, especialmente para la inversión; no obstante, el Centro Democrático amenaza con hacer trizas dicho acuerdo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado