Jorge Coronel López

Modelo fallido

Jorge Coronel López
Opinión
POR:
Jorge Coronel López
junio 03 de 2015
2015-06-03 03:28 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

Hace 25 años, el país decidió cambiar su modelo de desarrollo económico y optó por un proceso de internacionalización de la economía mediante la apertura. Desde entonces, en los planes nacionales de desarrollo cada uno de los gobiernos –sin excepción– ha incluido como un objetivo de la política económica el crecimiento, lo cual contrasta con los planes anteriores, en los que se hablaba de desarrollo sectorial, política industrial, e incluso, desarrollo rural y productividad, entre otros temas.

Sin duda, fue un cambio rotundo, pues se depositó confianza en exceso sobre las capacidades que pudiese tener el crecimiento económico para derramar e irrigar sus bondades sobre la pobreza y la miseria, lo cual conduciría al país a cerrar la brecha. Pero, si bien hoy los datos sugieren avances positivos en tal sentido, no hay certeza de que haya sido producto del crecimiento, sino más bien de los costosos esfuerzos públicos mediante los programas sociales de transferencias condicionadas.

También se quiso vender la idea de que la apertura traería consigo múltiples oportunidades para las empresas nacionales, lo cual no se ha visto si se analizan los datos de comercio exterior, pues, mientras en 1992 el 47 por ciento de las exportaciones eran tradicionales y el 53 por ciento correspondía a no tradicionales, en el 2014 la relación fue 71 y 29, respectivamente.

Esta concentración de las exportaciones sobre productos tradicionales es tal vez parte de la explicación del fracaso que viene registrando el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, el cual tampoco ha funcionado como lo prometieron.

A la luz de lo que ocurría en el país, resultaba inexplicable dicho tratado, pues si el país venía demostrando que no era capaz de ampliar su oferta exportable ¿para qué, entonces, un tratado con funciones de preferencias arancelarias hacia unos bienes que no iban a tener una capacidad de transacción en el mercado del norte?

Según el Departamento Nacional de Planeación, el coeficiente de apertura exportadora (CAE), que estima el porcentaje de la producción que se exporta, creció entre 1981 y 1991 de 17 a 35 por ciento, momento en el cual empezó a descender hasta cerrar el 2014 en 20 por ciento.

Entretanto, el coeficiente de penetración de las importaciones (CPI), que mide la proporción del mercado doméstico que se abastece de importaciones, viene creciendo ininterrumpidamente desde 1985, pasando de 15 a 37 por ciento en el 2014.

Así, entonces, no solo se ha perdido capacidad exportadora, sino también mercado interno, lo que ha traído consigo lamentables resultados en el empleo y tristes pérdidas empresariales, ya sea por cierre, disminución de capacidades o traslados de plantas de producción.

Lastimosamente, el Gobierno, presionado por las mentiras de sus contradictores, ha dicho con vehemencia y en reiteradas ocasiones que en La Habana no se discutirá el modelo económico. ¡Qué falla!, era uno de los temas que debía discutirse. Atrás las mentiras del libre comercio y adelante las verdades del campo y el desarrollo rural.

Jorge Coronel López

Economista y Profesor U. de Medellín

jcoronel2003@yahoo.es

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado