Los pobres argumentos de Minhacienda | Opinión | Portafolio
Jorge Coronel López

Los pobres argumentos de Minhacienda

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López
julio 12 de 2013
2013-07-12 01:02 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

En medio de una revaluación que puso en aprietos a la mayoría de los exportadores y justo luego de que la Ocde abriera una posibilidad de adhesión tras responder al interés manifestado hace dos años; el Ministro de Hacienda dice en Londres que tiene una propuesta para eliminarle tres ceros a la moneda.

El anuncio lo hizo tras un diálogo con inversionistas, lo cual le permitió vincular el interés que tienen por ‘invertir’ en Colombia, con la dificultad de tener que manejar cifras con tantos números que los conduce a confusión entre miles de millones y billones.

Interpretando al Ministro, la confianza de los inversionistas mejoraría en la medida en que la moneda refleje paridades de cambio sin tantos dígitos; lo cual subestima aquella idea de que la confianza se ha deteriorado por los costos de transacción ilegal que deben asumir al tener que pagar cuotas, vacunas, extorsiones e intermediaciones de toda clase, por no citar los sobornos, que también espantan a algunos; entre muchas otras razones.

Agrega el Ministro que muchos países han hecho lo mismo con la moneda, queriendo dar la idea de que no es una media novedosa y tratando de dar parte de tranquilidad, pero no advierte que la principal razón por la cual se llevó a cabo esa medida de reconversión, normalización o redenominación monetaria –como se le conoce–, es porque se había perdido el poder adquisitivo, debido a una inflación galopante, incluso, hiperinflaciones, como la alemana, la boliviana, la nicaragüense, por mencionar algunas.

Si bien la medida adoptada por aquellos países logró controlar en el corto plazo las hiperinflaciones, no se puede olvidar que no fue efectiva en algunos, ya que no pudo contener los ataques inflacionarios, además de que resultó costosa y derivó en más presiones tributarias. Se reconoce que podría simplificar las operaciones aritméticas y que en el corto plazo tiene unos efectos psicológicos.

Pese a que el Ministro ha dicho que es un asunto importante dentro de la agenda del Presidente, los argumentos deben ir más allá de esa simple intención y de la generosa voluntad de facilitarles las transacciones a los inversionistas, pues podría resultar una medida onerosa, además de innecesaria e impertinente, ya que el país tiene controlada la inflación y se han venido cumpliendo las metas previstas por el Banco de la República, quien las ha estimado entre el 2 y 4 por ciento.

Aunque en esta ocasión no se ha argumentado nada sobre los efectos en la competitividad del país, ni se sabe si corresponde a una condición implícita para ingresar a la Ocde; el debate debe darse en términos de costos, pertinencia, efectos sobre el manejo de efectivo en los hogares y la posibilidad de emitir nuevas denominaciones en centavos. Por ahora, los argumentos no reflejan una necesidad apremiante y más parecen inducir hacia una inversión forzosa e innecesaria.

Jorge Coronel L.

Economista y profesor de la Universidad de Medellín

jcoronel2003@yahoo.es

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado