Jorge Coronel López
columnista

Políticas de empleo local

La esencia estaría en lograr definir modelos de desarrollo capaces de impactar el empleo, la pobreza y la calidad de los puestos de trabajo.

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López
agosto 15 de 2017
2017-08-15 08:50 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

El ciclo de desaceleración económica que vive el país no es tan reciente como se cree, ni tan parroquiano como se piensa, aunque, sin duda, se convierte en la principal amenaza para el empleo, ya que las políticas locales siempre han estado a expensas de lo que el ciclo económico sea capaz de jalonar.

Crece en el país el interés por diseñar políticas de empleo local, asunto loable y desafiante, pero que se puede entorpecer por la velocidad con la que los gobernantes quieren alcanzar tanto la política, como sus resultados. Para empezar, conviene contar con una amplia lectura de la situación económica, el desarrollo local y el mundo del trabajo dentro de los contextos en los que se encuentran los territorios. Algunos municipios realizan estas lecturas con cierta sistematicidad y gozan de mejor información que los demás, lo cual es una ventaja. No obstante, este vacío urge llenarlo y las universidades podrían ser aliadas para ello.

Luego de dicha lectura y sin perder de vista el ámbito metropolitano, departamental y nacional, es prudente identificar hechos palpables que correspondan a un patrón general, que pueden surgir de análisis sobre: la densidad poblacional, el nivel educativo, la vocación económica, los flujos de población, la densidad empresarial y las características generales del mercado laboral, entre otros aspectos. Lograr identificarlos es un punto clave para avanzar.

Reconocer las características de las unidades productivas, la forma como se conectan con otras unidades, su relación con las cadenas de producción, su vínculo con los clústeres, la forma como apropian insumos y la potencialidad de subsectores, quizá desconectados, son aspectos que contribuyen al diseño de la política.

Identificar relaciones de poder, grupos de presión dominantes que inciden en los mercados, la compleja mezcla legalidad-ilegalidad, la corrupción y el clientelismo, la forma como se adelantan alianzas público-privadas que puedan estar afectando tanto el desarrollo productivo como el económico local, además de representar intereses que terminan profundizando la desigualdad, son también aspectos fundamentales.

Habrá que empezar a incorporar la vigilancia y el control dentro de dichas políticas, así como desafiar, en algunos casos, la idea de atraer inversión buscando mayor densidad empresarial, debido a que las ‘ciudades dormitorios’ tal vez obtendrían más beneficios si contribuyen a que sus vecinos sigan atrayendo inversión, mientras ellas dedican sus esfuerzos a otros temas. Además, evitarían la confrontación entre sí, que termina lesionando las finanzas públicas de ambas por la salida de empresas, de un lado, y por los beneficios tributarios otorgados, por el otro.

Hoy, cuando la economía se desacelera, la migración venezolana se acentúa, el sector textil, confección y la industria reflejan pérdidas, la economía digital amenaza con desplazar empleos, resulta imprescindible pensar en este tipo de políticas. Sin embargo, la esencia estaría en lograr definir modelos de desarrollo capaces de impactar el empleo, la desigualdad, la pobreza y la calidad de los puestos de trabajo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado