Jorge Coronel López

¿Seremos capaces?

Jorge Coronel López
Opinión
POR:
Jorge Coronel López
septiembre 16 de 2014
2014-09-16 12:59 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

La reciente campaña ‘Soy Capaz’, emprendida por la empresa privada y a la cual se han unido diversas instituciones, organizaciones, personajes, la Iglesia Católica y hasta los equipos de fútbol, puede ser una buena forma de incitar cambios en las personas e instituciones con el fin de adoptar posturas más conciliadoras y menos violentas, toda vez que el espíritu de la campaña intenta provocar la creación de un imaginario de capacidad sobre aquello inimaginable.

Esta iniciativa es loable en medio de un proceso de paz que viene reflejando avances que muchos tampoco imaginaron.

Además, es otra forma de demostrar que es posible aunar esfuerzos en torno a propósitos comunes, aunque en este caso, y a diferencia de otras campañas más específicas, no existe un único objetivo, sino tal vez la provocación de una serie de reflexiones en función de un ‘deber ser’ como personas y sociedad. En otras palabras, tal vez nos incita a recuperar terrenos perdidos.

La frase ‘Soy Capaz’ pretende ponernos a pensar sobre muchos aspectos y casi que nos obliga a conectar un polo negativo con uno positivo, lo que podría representar la cuota inicial de un cambio. Sin embargo, temo por varias cosas. Primero, por la vigencia natural de la campaña, pues en caso de que resulte fugaz, podría perderse la iniciativa, frustrando las expectativas generadas.

Segundo, dado que la campaña no plantea acciones concretas para materializar cada imaginario, es necesario que las instituciones públicas y privadas, las organizaciones sociales, los centros educativos de todos los niveles, entre otros, vayan incorporando e interiorizando aquellos elementos que identifiquen dentro de su competencia. Esto sí sería una forma de demostrar cambios concretos en función de los imaginarios que la sociedad reclama.

Tercero, temo que la campaña se torne políticamente correcta y se quede únicamente en el planteamiento de unas frases bonitas, pero que no logran concretarse ni traspasar las debidas fronteras imaginarias creadas. Este aspecto es fundamental, pues más allá de que las personas creen su propio imaginario de capacidades e intenten hacer algo para lograrlo, lo que esta sociedad necesita es el cambio de unos patrones de conducta y de comportamientos que hacen parte de las instituciones y que se han convertido en un asunto cultural, como el irrespeto por el tiempo, la violación de normas, la búsqueda permanente por incumplir las reglas, la discriminación, la incapacidad de asumir errores, entre otros.

En tal sentido, cuando la sociedad empiece a ver que efectivamente el sector público, privado, académico y social –por clasificarlos de alguna manera– muestran cambios positivos e incorporaciones sobre lo que son capaces de hacer y acerca de lo que se espera de cada uno de ellos, creo que podemos empezar a hablar de un mejor tejido social y de un verdadero avance como sociedad producto de la campaña.

¿Seremos capaces?

Jorge Coronel L.
Economista - Profesor Universidad de Medellín
jcoronel2003@yahoo.es

 


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado