Jorge Coronel López

Suiza, contra los salarios abusivos

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López
abril 25 de 2013
2013-04-25 12:26 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

En Suiza, al igual que en muchos países, los órganos de dirección son los responsables de decretar el salario, las bonificaciones y las indemnizaciones de los directivos de la empresa.

Esto ha llevado a un desmedido pago salarial y a un cobro excesivo por parte de los ejecutivos, quienes se han aprovechado de tal ventaja, incluso, cuando la empresa registra saldos en rojo.

Esta histórica circunstancia motivó al empresario y senador suizo Thomas Minder a proponer un referendo con el fin de limitar los excesos en los pagos de bonificaciones, indemnizaciones y salarios de los directivos de las grandes empresas, muchas de carácter multinacional.

Además, la propuesta incluía sanciones de tres años de cárcel y multas equivalentes al salario de seis años para quienes la incumplan, y establecía un cambio en la manera de definir tales pagos, al proponer que fuesen los accionistas, y no los mismos directivos, quienes los establecieran.

El pasado marzo, los suizos votaron en los 26 cantones el referendo.

El 67,9 por ciento votó en  contra los  salarios abusivos, lo que equivale a cerca de un millón setecientas mil personas.

Ante el resultado, la Asociación Empresarial Economicsuisse, que estaba en contra de la propuesta, lo lamentó, pero advirtió que se respeta la voluntad del pueblo. La nueva medida fortalece a los accionistas, aunque será necesario esperar qué tan eficaz resulta.

Todo esto sucede luego de que la falta de controles en otras latitudes haya permitido que los ejecutivos de las firmas se paguen y autoricen indemnizaciones justo cuando ven la crisis encima, como ocurrió en Estados Unidos, cuando el presidente ejecutivo del banco Lehman Brothers autorizó pagos por 20 millones de dólares a 3 ejecutivos, incluido él, justo cuatro días antes de la quiebra.

Además, el debate suizo se avivó hace dos meses, cuando el presidente del Consejo de Administración de la empresa farmacéutica suiza Novartis, Daniel Vasella, anunció su retiro de la empresa, obligando a la misma a pagarle en seis años la suma de 72 millones de francos suizos (58 millones de euros), en razón a que se compromete a no trabajar para la competencia.

Esto, inmediatamente, provocó un rechazo público y fue tal la presión ejercida en su contra y hacia estos ‘paracaídas dorados’, como son conocidos en el mundo empresarial, que hizo que el directivo renunciara a este acuerdo inhibitorio, incluso luego de haber sugerido que sería utilizado en actividades filantrópicas.

El Gobierno suizo debe ahora legislar en tal sentido, mientras que Suiza y Francia quedan como los únicos países que tienen leyes que obligan a las grandes empresas a revelar los ingresos de sus directivos.

Jorge Coronel López

Economista y profesor U. de Medellín.

jcoronel2003@yahoo.es

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado