Jorge Mario Eastman Vélez

Obama: líder de occidente

La crisis mundial actual, con evidencias de recesión, ha hecho recordar a no pocos la Gran Depresión

Jorge Mario Eastman Vélez
POR:
Jorge Mario Eastman Vélez
noviembre 04 de 2008
2008-11-04 07:30 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c64e57ea4e4.png

Mañana, al menos que ocurriere una fatalidad, las urnas electorales de la hiperpotencia ungirán a Barack Obama como conductor y líder excepcional de una nueva era. Un quiebre histórico sin, antecedentes, de tipo racial, generacional, socioeconómico, con propósitos unificadores y no polarizantes, llamado a poner en marcha una visión diferente de la libertad, la paz y el desarrollo tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

Es la gran oportunidad para que Occidente marque el entierro del 'capitalismo salvaje' y demuela los muros de la pobreza y la inequidad, haciendo prevalecer la creatividad y la transparencia sobre la codicia y la corrupción imperantes en Wall Street.
La crisis mundial que se nos vino encima, con signos evidentes de recesión, ha hecho recordar a no pocos la Gran Depresión de 1929. Nadie pone en duda, entonces, la urgencia de instaurar una nueva tabla de valores y, simultáneamente, garantizar la vigencia de un nuevo Orden Internacional. Por fortuna, la victoria de Obama y Biden infunde esperanza y confiabilidad hasta a los más escépticos: mientras supuestos 'gurús', como Greenspan, confiesan en público sus ruinosos pronósticos emitidos cuando se creían los Nostradamus de la economía.

Con Obama empieza un itinerario de rectificaciones, sembrado de emboscadas y horas difíciles que incluye, también, al resto del mundo, sea cual fuere la orientación ideológica de cada país o región. Nada de hegemonías y proyectos imperialistas ha sido esencia de su ideario desde que inició su meteórica carrera pública. Su reconocida dialéctica, su deslumbrante talento y su ya comprobada capacidad de persuasión, le han permitido ofrecer con honestidad y contundencia un programa coherente y participativo. En pocas palabras, podría afirmarse que el momento presente lo ha destinado para escribir la historia y no para que se la escriban.

Sabe que por razones geopolíticas y económicas se impone la construcción de una América unida y no a la deriva, presa del neo-populismo y la injusticia social. Piensa, además, que la gran potencia no puede volver a incurrir en el absurdo de la guerra 'preventiva', o, en la estúpida frase según la cual 'quien no está conmigo está contra mi', o que sea posible llevar a cabo un cambio de verdad sin ética, sin diálogo, sin respeto a los derechos humanos y a una democracia de participación presidida por la libertad con equidad. Siempre ha sostenido que es una contravía histórica seguir aplicando, de parte de las potencias, la fábula del tiburón y la sardina.

Mientras se conocen los últimos resultados electorales de este histórico 4 de noviembre, valga la reflexión de uno de los filósofos más influyente del Derecho, Ronald Dworkin: "hasta un candidato demócrata mediocre debería ganar con facilidad. Si uno tan competente como Obama pierde, sólo puede ser por una razón.

En estos comicios podemos hacer algo grandioso o poder hacer algo terrible y vivir con la culpa de nuestro estúpido y auto destructivo perjuicio racial durante otra generación más".

Por último, en la recta final de la campaña, Obama ha recordado a Lincoln, su máximo ídolo, resaltando sus convicciones firmes y profundas, su inflexible oposición a la esclavitud y su convencimiento de que una casa dividida no se puede mantener en pie. Al respecto ha dicho, como autorretratándose, que "la humildad llevó a Lincoln a impulsar sus principios a través del marco de nuestra democracia. Fue esa misma humildad la que le permitió, una vez que las conversaciones entre el Norte y el Sur se rompieron y la guerra se hizo inevitable, resistir la tentación de demonizar a los padres e hijos que combatieron en el otro bando, o esconder el horror de la guerra por más justa que fuera". !Definitivamente, la grandeza no le es ajena!

consignajme@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado