Juan Benavides Estévez

Logística y comercio exterior

Juan Benavides Estévez
Opinión
POR:
Juan Benavides Estévez
abril 05 de 2015
2015-04-05 11:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b95f30e92.png

Desde 2007, el Banco Mundial calcula anualmente un Índice de Desarrollo Logístico (LPI en inglés), que en su versión 2014 cubre a 160 países. El índice se construye con una encuesta realizada a 1.000 funcionarios de compañías logísticas de 143 países, en torno a seis aspectos que explican el desempeño logístico. Estos incluyen la infraestructura, la confiabilidad de las cadenas de suministro, los procesos y trámites aduaneros y los servicios logísticos. Los resultados se ponderan y agregan en un número entre 0 y 5, donde 5 es la mejor nota posible.

En el 2014, el país con la mejor calificación en el LPI fue Alemania, con nota de 4,12. El primer Estado latinoamericano en la lista fue Chile, que quedó en la posición 42 y obtuvo una nota de 3,26.

En la región le siguieron Panamá, en el puesto 45 y con una calificación de 3,19; México, en el lugar 50, con 3,13. Colombia está en la posición 97, con una nota de 2,64. Además de los países mencionados, Argentina, El Salvador, Bahamas, República Dominicana, Jamaica, Perú, Venezuela, Guatemala, Paraguay, Ecuador, Costa Rica, Uruguay y Nicaragua recibieron mejores calificaciones que Colombia.

En el 2014, también el BID publicó un anuario estadístico de transporte de carga para los países de la región. El Banco calcula índices por cada modo (aeropuertos, puertos, carreteras, ferrovías y servicios logísticos). En este trabajo, Colombia queda en el octavo lugar entre 26 países, con un puntaje de 36,1 sobre 100 puntos posibles. El país ha pavimentado 7 por ciento de sus, aproximadamente, 215 mil kilómetros de red, con lo que queda en el puesto 22 entre los 26 países de la región.

Las comparaciones con otras naciones sirven para definir metas de desempeño, pero solo tienen sentido si están asociadas a aumento del PIB. Es posible que Colombia logre, por ejemplo, obtener una nota de 3,3 en el LPI hacia el 2030, pero hay que darle contenido económico a esa calificación.

Para empezar, el anuario estadístico del BID encuentra una relación robusta entre la calificación en el LPI y el logaritmo del volumen de comercio exterior de un país. En Colombia, las intervenciones con mayor poder de movilizar carga de comercio exterior son la pavimentación de vías secundarias existentes, la consolidación de corredores logísticos y los sistemas de articulación de las áreas metropolitanas a los modos de transporte de alta eficiencia. Estas intervenciones deberían reducir drásticamente los costos logísticos del país. Al llegar a una calificación en el LPI de 3,3 partiendo de nuestra calificación actual de 2,64, los costos logísticos directos no se reducirían mucho, pero los indirectos bajarían, aproximadamente, 10 por ciento (Arvis et al 2007). Y al reducir los gastos de transporte en 10 por ciento, las exportaciones de Colombia podrían crecer entre 5 y 7 por ciento (Mesquita Moreira et al 2012).

En los mercados internacionales de capitales existe disponibilidad de fondos para financiar inversiones logísticas, que se movilizarán si hay un portafolio de proyectos bien estructurado. Se requiere creatividad para cofinanciar las redes secundarias entre las regiones y el centro y así completar, entre todas las fuentes posibles, un flujo anual sostenido de no menos de 3 por ciento del PIB para potenciar la reubicación espacial de la producción y lograr mayores tasas de crecimiento.

Juan Benavides
Investigador Fedesarrollo
benavides.jm@gmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado