Juan Benavides Estévez

Tirole y el estudio de la economía colombiana

Juan Benavides Estévez
Opinión
POR:
Juan Benavides Estévez
octubre 23 de 2014
2014-10-23 05:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b95f30e92.png

Los artículos sobre el trabajo de Jean Tirole, a raíz del Premio Nobel de Economía que le será entregado en diciembre, simplifican exageradamente su contribución, proyectando la sensación de que es un activista de la denuncia al poder de mercado de las grandes firmas. La excepción ha sido la buena reseña de David Bardey (19-10-14, El Espectador.

Deseo rescatar tres vertientes de influencia de su trabajo.
En primer término, Tirole reformula el estudio de la organización industrial, desarrollando al tiempo nichos completos de la teoría de juegos y de la teoría de mecanismos. Se desprende de paradigmas como el de ‘estructura-conducta y desempeño’, partiendo de modelos que reflejan más que las economías de escala, que son insuficientes para predecir la estrategia de las firmas de un sector.

Tan importante como los costos fijos es la presencia de asimetrías de información y los problemas que esto implica en la regulación y supervisión de las mismas, así como la presencia de diversos tipos de economías externas y el tipo de interacción estratégica entre firmas en contextos dinámicos. Una parte sustancial de este trabajo, que consolida y unifica diversos esfuerzos de la década de los 80, y que cayó como anillo al dedo con la liberalización de las empresas de servicios públicos en la década de los 90, fue realizado conjuntamente con su mentor, Jean Jacques Laffont, fallecido en el 2004, en el contexto del Instituto de Economía Industrial, en Toulouse, y en estrecha colaboración con economistas norteamericanos. Tirole ha expresado que, de continuar vivo Laffont, debería estar con él en Estocolmo en la recepción del premio.

En segundo lugar, Tirole ha incursionado además en los mercados financieros y en las nuevas industrias de la información y las comunicaciones con el mismo enfoque analítico usado en la reformulación a gran escala del estudio de la organización industrial: formulando la esencia de las tecnologías, las motivaciones de los diferentes actores (incluyendo los reguladores y supervisores) y restricciones de participación y de compatibilidad con los incentivos, y encontrando las estrategias óptimas de los mismos. Todo esto lo logra en modelos matemáticos potentes, transparentes y con resultados claros.

La característica de estos trabajos es una gran generalidad que convive con la ‘ingeniería’ y las condiciones contextuales de cada sector modelado, sin entrar en detalles superfluos. Ya que no parte de la ideología, llega a resultados aparentemente contradictorios, como la posibilidad de que en las llamadas ‘plataformas de doble vía’, como App Store, los periódicos gratuitos en línea o Google, puede ser óptimo para la sociedad subsidiar a una de las dos partes para potenciar los efectos de red.

Finalmente, es de gran importancia su contribución al estudio ‘interdisciplinario’ de las organizaciones y las jerarquías (incluyendo el gobierno corporativo), con ayuda de modelos matemáticos a su estilo: generalizables, específicos, austeros y que reflejan lo fundamental.

La investigación económica en Colombia debe aprender mucho del enfoque de Tirole. Se oyen voces pidiendo menos matemáticas y más ‘historia’, un gran error. Los estudios sectoriales están plagados de estadísticas descriptivas y prejuicios. Cuánto falta por entender esencialmente la agricultura, la minería, el narcotráfico y el crecimiento de conglomerados sin apelar a la anécdota.

Juan Benavides
Analista
benavides.jm@gmail.com

 


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado