Juan Carlos Restrepo

Algo más sobre 'créditos no reembolsables'

Cuando un subsidio se otorga bajo la forma de 'regalo' a una persona acaudalada, así sea muy benemér

Juan Carlos Restrepo
POR:
Juan Carlos Restrepo
octubre 12 de 2009
2009-10-12 08:12 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c651e35749a.png

El debate nacional que, con toda razón, se ha armado en torno a los 'créditos no reembolsables' -es decir, regalos de dineros públicos-, que con los recursos del programa Agro Ingreso Seguro (AIS) se le otorgaron a unas cuantas familias de acaudalados agricultores, sirve para planear el tema de fondo en todo este enojoso asunto: ¿puede el Gobierno o el Congreso disponer discrecionalmente de dineros públicos, bajo la forma de gratuidades, para que sean entregados a personas de alta capacidad económica?

La respuesta es, definitivamente no. Un gobierno o un Congreso, o ambos, como sucede cuando el segundo a propuesta del primero aprueba una ley de apoyos financieros a un sector determinado, pueden autorizar que se otorguen subsidios para fomentar alguna actividad que se juzga digna de apoyo. Esos auxilios pueden revestir muchas formas. La más usual es la de los créditos subsidiados en plazo o en tasas de interés. Pero nunca debe tener la modalidad de subsidio-regalo para personas acaudaladas.

Acá radica quizás la falla más protuberante en que Gobierno y Congreso incurrieron con la Ley de Agro Ingreso Seguro. Los estímulos no se circunscribieron, como debió haberse hecho, y como siempre ha sido lo usual desde cuando operó la famosa Ley 5 de 1973 a través de créditos subsidiados -pero que son créditos al fin y al cabo que algún día hay que pagar-, sino que se le agregó un capítulo según el cual podrían otorgarse también 'créditos no reembolsables', o sea regalos que nunca hay que repagar, previo el lleno, naturalmente, de algunos requisitos y calificaciones.

Este es el almendrón del escándalo que tiene conmovido al país. Cuando un subsidio se otorga bajo la forma de 'regalo' a una persona o sociedad acaudalada, así sea muy benemérita la actividad a la que se dedica, siempre quedará la duda de porqué se le dieron regalos a unos ciudadanos y no a otros. Y porqué no se prefirieron, por razones elementales de equidad, a quienes teniendo menor fortuna se dedican también a la labor que se quiere promover por el Estado.

Por eso, el subsidio-regalo no es recomendable en la asignación de recursos públicos. Y por ello, también es que cuando se otorgan subsidios, por ejemplo, para aminorar la cuenta de servicios públicos a algunos ciudadanos, la Constitución y la ley exigen que los beneficiarios de tales ayudas sólo puedan ser quienes estén clasificados dentro de los estratos uno, dos y máximo tres. Nunca las personas de estratos cinco y seis. A las que por el contrario se les cobra un sobreprecio en la tarifa que ayude a financiar los subsidios que reciben los más pobres.

Esta filosofía la recordó recientemente, con suma claridad, la Corte Constitucional, cuando en la sentencia C-507 de 2008 dijo lo siguiente: "el Estado puede reconocer subsidios si persigue la satisfacción de un objetivo constitucional claro, expreso y suficiente (como la satisfacción de los derechos sociales, especialmente, cuando se trata de los sectores más pobres de la población), y cuando resulte imperioso para realizar una finalidad esencial del Estado.

En otras palabras, las donaciones o auxilios sólo serán constitucionalmente legítimas si son el resultado del cumplimiento del deber constitucional expreso de adoptar medidas encaminadas a financiar, con bienes o recursos públicos, la satisfacción de derechos constitucionales de grupos o sectores constitucionalmente protegidos...". Pero resulta que los 'sectores protegidos' por la Carta Política a los que se refiere la Corte son los más necesitados y vulnerables. No los más acaudalados, como despistadamente autorizó la Ley de Agro Ingreso Seguro.

* * * *

PD: murió en estos días Luis Eduardo Rosas, uno de los más distinguidos economistas del país. Estuvo asociado desde la primera hora a la gran empresa que lideró el profesor Currie para fomento del ahorro y apoyar la construcción en Colombia. A su familia, nuestras más sinceras condolencias.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado