Gabelas fiscales e impuesto al patrimonio | Opinión | Portafolio
Juan Carlos Restrepo

Gabelas fiscales e impuesto al patrimonio

El Gobierno y las comisiones económicas del Congreso han llegado a un acuerdo que, muy probablemente

Juan Carlos Restrepo
POR:
Juan Carlos Restrepo
diciembre 01 de 2009
2009-12-01 01:34 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c651e35749a.png

El Gobierno y las comisiones económicas del Congreso han llegado a un acuerdo que, muy probablemente, se traducirá en una nueva ley tributaria antes de que termine la actual legislatura.

En efecto, el acuerdo dispone que el impuesto al patrimonio (que se prorroga por cuarta vez y que se cobrará a partir del 2011) tendrá una tarifa progresiva: los contribuyentes con patrimonios líquidos entre 3.000 y 5.000 millones de pesos pagarán una tarifa del 0,6 por ciento; y aquellos con patrimonios superiores a 5.000 millones tributarán el 1,2 por ciento. Esto significa que el recaudo esperado se incrementa en cerca de un billón de pesos con relación a lo que inicialmente se había estimado, para ubicarse en los niveles de 2,6 billones por año.

Según ha trascendido, la idea es destinar el producido de este tributo a fines generales como debe ser, y no a una designación específica como serían los gastos asociados a la defensa y seguridad. Aunque la necesidad de fortalecer éstos últimos -antes el nerviosismo que ha creado la evolución reciente de las relaciones con Venezuela- le ha servido al Gobierno como telón de fondo para ambientar frente a los empresarios la elevación tarifaria que tendrá el impuesto.

Esta minireforma tributaria irá, además, acompañada de dos correcciones que, aunque tardías y tímidas van en la dirección correcta. La primera, reduce del 40 al 30 por ciento la deducción por la adquisición de activos productivos. Y la segunda, prohibe que en las zonas francas se puedan acumular dos gabelas simultáneas: la tarifa preferencial del 15 por ciento y la posibilidad de reclamar la rebaja por adquisición de activos. Lo cual ha llevado a las zonas francas a la extravagante situación fiscal de que su tasa efectiva de tributación sea del 9 por ciento, tarifa equivalente a la mitad de la que paga un empleado medio en el país.

Se trata de dos correcciones tardías y tímidas, pero bien orientadas. Durante los últimos años, por virtud de la catarata de costosas minoraciones fiscales que a manos llenas ha entregado el Gobierno a algunos sectores, se ha perdido toda progresividad y se ha desdibujado el principio de la equidad del rostro de la tributación colombiana.

En un libro que he publicado recientemente (¿Y de la equidad qué...?, Editorial Diké, 2009) se demuestra cómo durante los últimos años el producido del impuesto a la renta sobre las rentas empresariales ha crecido mucho menos que el de los otros tributos. Con lo cual, el peso de la tributación colombiana se ha venido recostando injustamente sobre los asalariados y los consumidores (IVA y gravámenes sobre las gasolinas).

El impuesto al patrimonio no es un pago técnicamente defensable. La mayoría de los países lo han abandonado. Por ejemplo, en la Unión Europea sólo lo conservan España y Francia. Acá tiene trazas de instalarse para un tiempo largo, toda vez que la que se aprobará será la cuarta prórroga desde cuando se le reimplantó en el 2002. Es un impuesto que desalienta el ahorro y la capitalización empresarial.

Afortunadamente, en esta ocasión, su cuarta prórroga se ha acompañado de las dos correcciones mencionadas al festival de gabelas sectoriales decretadas durante los últimos siete años. El Gobierno, así sea a regañadientes, parece haber comprendido que fiscalmente es insostenible un régimen tributario apoyado sobre el favor sectorial y no sobre la equidad general.

Ojalá, pues, que éste sea un primer paso hacia la corrección apremiante que nuestro régimen tributario necesita para recobrar un mínimo de progresividad y de equidad. Como lo manda la Constitución.



jotacrestrepo@yahoo.es

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado