Juan Carlos Archila

Telefonía celular

Considero conveniente compartir la posición de la empresa, y hacerlo desde la visión del usuario.

Juan Carlos Archila
POR:
Juan Carlos Archila
abril 08 de 2011
2011-04-08 12:21 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c65233c28e2.png

En un taller convocado por la Comisión de Regulación de Comunicaciones, voceros de empresas competidoras de telefonía celular propusieron que se adopten medidas regulatorias exclusivas para Comcel, que seguro incidirían en las tarifas que pagan los usuarios a este.Considero conveniente compartir la posición de la empresa, y hacerlo desde la perspectiva del usuario; los cerca de 30 millones de colombianos que prefieren el servicio de telefonía e Internet móvil de Comcel.

La primera pregunta que surge es obvia: ¿el tamaño de Comcel, el hecho de ser líder del mercado, beneficia o perjudica al consumidor? Veamos. Comcel ofrece la mejor calidad en el servicio dada su cobertura nacional: cuenta con casi 45% más estaciones base de transmisión que el competidor más cercano y está presente en cerca de 70 municipios, donde es la única empresa que ofrece servicio de telefonía celular, sin importar, en algunos de estos, la rentabilidad.

La compañía tiene, además, las mejores tarifas del mercado, unas de las más bajas del continente y una gran red de puntos de atención al cliente, tres veces más grande que la de nuestros dos competidores juntos.  Otra pregunta que seguramente se están haciendo los colombianos: ¿el tamaño de Comcel beneficia o perjudica al país? Comcel ha invertido en Colombia, en los últimos 10 años, un total de 3.600 millones de dólares, doblando la inversión de la competencia en su conjunto y ha subsidiado equipos por más de 750 millones de dólares. Gracias a ello, la penetración de usuarios de celulares en Colombia pasó de 4 millones a 40 millones en ese periodo, un récord en América Latina. Esta inversión es hoy patrimonio de Colombia, ya que aporta al desarrollo, competitividad, empleo, seguridad e incluso, a la atención de desastres y calamidades públicas.  Así, el tamaño de Comcel es el resultado de la maximización de los beneficios ofrecidos por la empresa a sus usuarios. Y, gracias a nuestra cobertura y red nacional, somos un aliado del desarrollo y la prosperidad. Resta sólo una última pregunta: ¿en el sector de telecomunicaciones, hay condiciones en Colombia para competir adecuadamente? Cualquier empresa que hubiera tenido la visión, decisión y respaldo financiero que tuvo y tiene Comcel, seguramente habría logrado lo mismo. Hoy podría hacerlo si se lo propone. Comcel, en franca y libre competencia, pasó de ser segundo en el mercado en el 2001 con 40% de participación, a ser líder hoy con un 66%. Los colombianos escogen hoy libremente su operador de telefonía. Más aún cuando en julio próximo se inicia la portabilidad numérica en la cual cada usuario, manteniendo su número, puede elegir su operador. Movilidad y libertad total. Comcel tomó riesgos, apostó por Colombia, creció y hoy es líder. ¿Esto es un pecado? Nos preguntamos: ¿cuál es la verdadera razón para proponer una reglamentación discriminatoria contra Comcel y sus usuarios, que le apuestan al desarrollo del país y al progreso de los colombianos? Le corresponde al Gobierno regular la evolución de la infraestructura y la inversión en el país; y a las empresas, modernizarse, invertir y trabajar por tener la mejor oferta para los ciudadanos. La telefonía celular al servicio de los usuarios, como debe ser.  Juan Carlos Archila Presidente de Comcel

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado