Juan Carlos Carrillo

India: otro emergente en problemas

Juan Carlos Carrillo
POR:
Juan Carlos Carrillo
julio 24 de 2012
2012-07-24 11:50 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb385d9e956.png

El mundo observa con preocupación los sucesos recientes en Grecia y otros países europeos.

Aunque Ángela Merkel parece tener un nuevo plan con un Fondo de Redención Europeo, donde Alemania podría participar, no hay nada claro, fuera de que no va a haber crecimientos importantes en esta parte del planeta. En EE. UU., la situación es ligeramente mejor.

Pero tampoco parece probable que esta economía, que ha sido indispensable en el crecimiento económico mundial, contribuya a un nuevo dinamismo.

Con las grandes economías emergentes tampoco son positivas las noticias. China va a ver una desaceleración de sus tasas de crecimiento y se espera que no pasen de 8 o 9 por ciento en los próximos años.

Brasil creció menos del 3 por ciento en el 2011, y se espera un resultado igual este año. Rusia depende de sus commodities, y los precios de estos vienen cayendo.

Y está India.

El país con la segunda población en el mundo (1.205 millones) y la mayor cantidad de pobres (cerca de 300 millones por debajo de la línea de pobreza) necesita crecer por encima del 8 por ciento para crear puestos de trabajo y condiciones humanas para su población. Pero India ha tropezado, y para este año se espera un crecimiento de un poco más de 5 por ciento.

Los inversionistas están empezando a cuestionar si realmente existe voluntad política para hacer los cambios necesarios.

El Partido del Congreso –el movimiento de Nehru y sus descendientes Gandhi, que no tiene nada que ver con el Mahatma y su rueca– gobierna desde hace años, pero lo tiene que hacer con una coalición de más de 20 partidos diferentes.

El primer ministro, Manmohan Singh, un venerable y tímido economista, que como ministro de Finanzas abrió el país en 1991, gobierna por solicitud de Sonia Gandhi, quien es la cabeza del partido.

Desafortunadamente, todo lo que se debe sacar adelante, entre otros, la dilapidada infraestructura del país –peor que la de Colombia, pero con un ferrocarril extenso y efecti- vo– y los servicios públicos de los cuales carece buena parte de la población, no se puede implementar por estancamiento político en la coalición.

El gran éxito de India ha sido su sector informático, el mayor exportador de servicios de este tipo en el mundo. Empresas como Infosys, Tata Consulting y Wipro dominan a nivel mundial. Pero este sector, a lo sumo, emplea dos millones de personas, lo cual es significativo, pero poco en un país con tanta población.

Y ahora, su moneda, el ruppee, se ha devaluado de forma importante y esto podría avivar los fuegos de la inflación, que nunca ha sido baja en esta nación.

Adicionalmente, y a raíz de los menores flujos de capital extranjero que están llegando, podría haber un problema de cuenta corriente. India nunca ha sido un gran exportador de bienes: en el 2011, vendió 298.000 millones de dólares al exterior, la quinta parte de lo que exporta China.

Nandan Nilekani, uno de los fundadores de Infosys, siempre ha insistido en que India tiene un dividendo demográfico, es decir, el beneficio de que una gran parte de su población es joven. Va a ser necesario que encuentren una institucionalidad política y económica para poder aprovechar este dividendo antes de que desaparezca.

Juan Carlos Carrillo S.

Gerente de Partrade

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado