Juan Carlos Linares

Red de contactos, la clave para buscar trabajo

Juan Carlos Linares
Opinión
POR:
Juan Carlos Linares
abril 09 de 2015
2015-04-09 04:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39de4a7bf.png

En el plano gerencial y profesional, los contactos personales son más efectivos al momento de encontrar empleo que una hoja de vida e internet. A esa conclusión llega la investigación de Lee Hecht Harrison, firma líder en servicios de transición de carrera y movilidad del talento humano. Según las cifras, el uso de la red de contactos de cada persona tiene el 79 por ciento de efectividad, el registro de hojas de vida en plataformas virtuales alcanza el 11 por ciento, mientras que participar en procesos con head hunters es 10 por ciento efectiva.

Recuerde que la clave de la red de contactos no es el número de integrantes. Hay tres aspectos muy importantes: el primero es entrar en contacto con los decisores clave para el tipo de empleo que el candidato busca, pues estas personas solo se identifican a través de conversaciones efectivas con la red; el segundo es el método para establecer relaciones significativas entre candidato y conocido, que no implican necesariamente pedirle puesto al amigo. Incluso, se trata de que el aspirante pueda hacer algo para ayudar a su conocido; el tercero es elaborar el plan de mercadeo personal.

Teniendo en cuenta estos tres aspectos, lo mejor es ampliar dicha red y abordarla con una estrategia definida. Para lograrlo, hay que dedicar tiempo a pensar quiénes pueden conformar ese grupo. Un primer paso es dividir dicho listado en categorías: activos, pasivos e inactivos.

Los primeros son los amigos, colegas, familiares y miembros de una organización con quienes se tiene contacto constante. Los pasivos son aquellos con los que podría estar relacionado, pero nunca ha iniciado una conversación, como los graduados de una misma universidad. Por último, están los inactivos, con quienes ha pasado más de un año sin comunicación directa.

Un buen punto de partida para organizar la red es hacer un listado de por lo menos 100 contactos: saque su libreta de direcciones, tarjetas de presentación y direcciones de e-mail y estúdielas. Este es un ejercicio útil porque hace pensar en las posibilidades de conversar con conocidos acerca de los planes de carrera y del tipo de posición que uno busca.

Si logra hacer una gestión estratégica de su red, un buen candidato puede llegar a conversar con 300 personas en un lapso de 3 a 4 meses. La forma de comenzar puede ser, por ejemplo, llamar a un amigo cuyo perfil en LinkedIn indica que trabaja en una de las empresas de interés señaladas en el plan de mercadeo del candidato.

En esos casos, envíele un mensaje con la excusa de tomar un café para conversar, pero más que ir a pedirle trabajo, es lograr que lo conecte con un mayor número de personas con las que pueda hablar, entre otros, sobre los aspectos de la industria, la coyuntura que está viviendo el sector y el tipo de perfiles requeridos por esa área y las compañías. Agregue que se encuentra en un momento de transición de carrera, especifique su perfil e indique qué tipo de posición está buscando.

Y un par de consejos: no agobie a sus contactos, generalmente las personas deben atender múltiples ocupaciones personales y profesionales y, por ello, hay que llegar con mucho tacto y siempre ofreciendo contribuir con algo; y jamás deje de alimentar su red, ya que no será la última vez que la utilice.

Juan Carlos Linares

Presidente de LHH para Colombia, Ecuador y Costa Rica.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado