Juan David Aristizábal
columnista

El año contra los populistas

Este año es para que usted y yo saquemos de juego a los populistas antes de que lleguen en el 2018.

Juan David Aristizábal
Opinión
POR:
Juan David Aristizábal
enero 22 de 2017
2017-01-22 06:37 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/16/58ca99851d951.png

El 2016 nos mostró la capacidad de los populistas para aumentar su dominio. Lo hicieron con una combinación de mentiras y mañas. Mostraban realidades a medias para ‘emberracar’ a la gente promoviendo el miedo. Nos mostraron sus ‘principios’ y capacidad de inspirar a otros líderes a usar sus mismas tácticas para llegar al poder. El 2017 nos llega con un nuevo dossier de estilos y nuevos populistas al que tenemos que hacerle frente antes de que sea tarde.

Los populistas apelan al odio al contrario, las instituciones no les funcionan, creen que lo mejor es la justicia hecha por las propias manos, gritan y vociferan para movilizar los sentimientos, no creen en el liderazgo colectivo, jamás le responden a sus seguidores las preguntas más difíciles por resolver en una sociedad, y para el populista, las soluciones siempre las tiene él y jamás invita a los miembros de la sociedad cambiar
comportamientos para resolver los problemas. En conclusión, el populista es un facilista.
Miren un ejemplo de un populista en la reforma tributaria: apelaba a decir que todos los que votan sí eran ‘enmermelados’ y comprados, pero no decía que una reforma tributaria era necesaria para evitar una recesión. Decía que el incremento del IVA era para que el Ministro de Hacienda se ‘robara’ la plata, pero no decía que el posconflicto va a necesitar más recursos.

El populista en la reforma gritaba que el único problema era la corrupción de los otros y no hablaba de los propios favores que pide para aumentar su base política.

Ese tipo de populistas vienen recargados en el 2017, vienen con más odio, con más gritos, con más insultos y menos reflexiones. Los vamos a ver dando titulares y recogiendo firmas para proyectos populistas que no resuelven problemas estructurales. Veremos cómo los populistas se pintarán de renovadores, pero incapaces de dialogar con el contrario. Las redes sociales sin filtro y análisis serán su mayores herramientas para conectarse con el descontento y conseguir más ‘fieles’.

Este año será el más fácil para los populistas, verán el proceso de paz y lo atacarán por cualquier error humano posible, buscarán culpables e invitarán a la hoguera de las redes para hacer justicia.

Por eso creo que el 2017 también es el año para combatirlos. Nos toca a la ciudadanía rechazar a todo tipo de populista, al de derecha, al de izquierda o al que se hace ver de centro. Nos toca hacer un frente ciudadano contra esos populistas que se creen superiores a las instituciones, que son la única salida para los problemas y son mejores que todas las personas sobre la tierra. Será un año de resistencia a los cantos de sirenas de aquellos que quieren acabar con el que piensa distinto a ellos pintándose como demócratas.

Ese frente al populismo consistirá en tener más argumentos en el debate, hacer preguntas difíciles y no dejarnos descrestar por los que hablan duro, pero son facilistas y carismáticos. Nos toca este año usar toda la inteligencia para no dejarnos llevar por esa horda que apelará a nuestros más bajos sentimientos para que nos tiremos por el abismo incierto del populismo.

Hagamos de este año, el año contra el populismo. Defendamos el diálogo y la construcción de instituciones. Este año es para que usted y yo saquemos de juego a los populistas antes de que lleguen en el 2018 con una fuerza capaz de destruir nuestras –aún débiles– instituciones.

Juan David Aristizábal
Analista
juan@estamoscambiandoelmundo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado