Juan Lucas Restrepo Ibiza

Agro, ciencia y paz

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
octubre 01 de 2015
2015-10-01 03:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Los avances recientes en La Habana y las fechas acordadas para lograr un acuerdo final, acercan la posibilidad de la paz como nunca antes. Quedan temas sensibles por acordar y un debate político en el país sobre costos y beneficios, de lo que comienza a vislumbrarse como un acuerdo final y su implementación. Confío en que la negociación cierre, la sociedad colombiana acepte los acuerdos y podamos comenzar a vivir, dentro de muy poco, en una Colombia en posconflicto.

¿Cambia el posconflicto la manera como debemos trabajar en Ciencia, Tecnología e Innovación en el agro? En los principios no, pero en la forma y los retos sí. Los principios se mantienen. Hay que trabajar fuerte para que los sistemas de producción de buena parte de los productos del campo cuenten con tecnologías y conocimiento relevantes, que con buenos procesos de extensión, asistencia técnica, y promoviendo modelos de innovación en los territorios productivos, cierren las brechas de productividad generadas en las últimas décadas.

Una parte del problema de productividad se puede asociar a pocas y malas políticas e interés de gobiernos sucesivos para promover la investigación agropecuaria en favor de su competitividad, pero el conflicto también ha cobrado su cuota. La guerrilla terminó de sacar al Ciat de Carimagua en la década de los 80, secuestró investigadores de Corpoica y otras instituciones y ahuyentó excelentes investigadores, que prefirieron armar su vida fuera de Colombia y solo hasta hoy comienzan a regresar.

Agricultores, que por causa del conflicto se volvieron adversos al riesgo, invirtieron menos de lo debido y orientaron sus negocios agropecuarios desde la ciudad, a punta de teléfono, operando subóptimamente. Ricos y pobres desplazados y temerosos, sin poder aprovechar plenamente el potencial de nuestro agro, que perdió gran parte de su generación de relevo; jóvenes que salieron del campo y regresarán en el posconflicto, si vislumbran mejores oportunidades que en la ciudad.

El posconflicto evidentemente debe cambiar la forma de trabajar de Corpoica y de muchas otras entidades de ciencia y tecnología, nacionales e internacionales, que tenemos que recuperar rápidamente el tiempo perdido. Debemos contar con más recursos y capacidades, un mandato para contribuir a un cambio técnico que genere mayores oportunidades económicas y sociales en el agro, y más interés, control y rendición de cuentas sobre nuestro trabajo.

También podremos contar con la concurrencia más decidida y estable de otros actores públicos y privados, con quienes tenemos que interactuar en los territorios, promoviendo relaciones que generen comunidades de aprendizaje, en las que se pueda innovar y progresar de forma sostenida.

Y jugando en una cancha más grande. Hay territorios extensos, donde el conflicto ha sido más intenso, y el aporte desde la ciencia y la tecnología ha sido mínimo. Hay cientos de miles de campesinos con medios de producción precarios, en ecosistemas frágiles, con semillas degradadas, para quienes hay que buscar soluciones tecnológicas diferenciales. Se requieren abordajes agro-ecológicos y agroforestales, con énfasis en el corto plazo en seguridad alimentaria y dinámicas de mercado locales, mientras llega la infraestructura y otros servicios del Estado.

El agro colombiano tiene un enorme potencial para producir más y generar prosperidad y bienestar para nuestra sociedad, si podemos desarrollarlo en paz. Como cantaba John Lennon: “denle una oportunidad a la paz”.

Juan Lucas Restrepo

Director Ejecutivo Corpoica

@jlucasrestrepo

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado