Juan Lucas Restrepo Ibiza

Cinco centavos para el peso

Juan Lucas Restrepo Ibiza
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
abril 10 de 2014
2014-04-10 02:30 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Hace unas semanas estuve en Boyacá en un conversatorio en el que participó una veintena de profesionales que se dedican a dar asistencia técnica a pequeños y medianos productores del sector agropecuario en ese departamento.

Se trataba más que todo de ingenieros agrónomos y algunos zootecnistas. Gente valiosa, pero totalmente aislada de los circuitos de conocimiento.

Cuando les pregunté cuántos de ellos en los últimos 3 años habían desarrollado algún ejercicio de actualización tecnológica, ninguno levantó la mano.

Incluso uno de ellos, muy honestamente, me dijo: “a la segunda visita que le hacemos al campesino ya no sabemos qué recomendarle”, y otro sostuvo que “al final el campesino termina enseñándole a uno”.

Estamos graves en ese tema. De poco sirve desarrollar tecnología y conocimiento pertinentes para el ramo agropecuario si quedan faltando los cinco centavos para el peso y el agricultor no tiene una forma de conocerlos, validarlos e incorporarlos en su negocio.

Colombia necesita urgentemente la implementación de un sistema de asistencia técnica agropecuaria, cuyo eje principal sea apoyar el cambio técnico en la finca para mejorar la productividad de los campesinos cuyos activos, principalmente tierra y trabajo, pueden aportarles más ingresos.

El eje del modelo debe ser un buen asistente técnico agropecuario, de la misma manera que, como leemos por estos días, en el centro del sistema educativo debe estar un buen profesor.

Un sistema de asistencia técnica efectivo deberá contar con asistentes técnicos acreditados. Personas que tengan su título profesional y demuestren que cuentan con las habilidades, competencias y herramientas metodológicas requeridas, que una red de instituciones de educación superior le aporte bajo currículos establecidos.

También, que acrediten que están al día en tecnología sobre los cultivos o sistemas en los que vayan a trabajar con los productores. Para esto, las instituciones de ciencia y tecnología deben replantear sus estrategias de vinculación de conocimiento y dirigirlas principalmente a los asistentes técnicos.

En la plataforma www.siembra.gov.co del Minagricultura, se viene conformando una red de asistentes técnicos profesionales llamada Linkata, que hoy cuenta con más de 1.800 miembros y que en el 2014 debe crecer por lo menos en 3.000 más, lo que la convertirá en una de las principales formas de trabajar con los asistentes técnicos en estos propósitos.

Corpoica se comprometió con el Ministerio de Agricultura a plantear un nuevo modelo de asistencia técnica agropecuaria para el país durante el 2014, que comience a implementarse en el 2015 y gradualmente vaya elevando la calidad de la asistencia técnica. Contamos con el apoyo del BID y de muchas otras instituciones para que esto salga bien.

Hay de dónde sacar ideas: modelos que aplican otros países exitosamente, las experiencias de algunos gremios de la SAC, el modelo del Sena o el del DPS, varios programas del Minagricultura que prestan asistencia técnica con modelos diferenciados, o lo que hace el Incoder, para no hablar de algunas ONG y corporaciones.

Es un sancocho sin orden, del cual debemos identificar las buenas prácticas y comenzar a ordenar la casa, iniciando por la asistencia técnica financiada con recursos públicos.

El reto es grande.

Los productores deben ser los dueños del nuevo sistema, que deberá tener un enfoque territorial, un nivel de descentralización importante, una visión de mercado fuerte, conexiones eficientes de ida y vuelta con la ciencia y la tecnología, y asistentes técnicos que ayuden a generar un verdadero cambio en la productividad y rentabilidad de los pequeños agricultores colombianos.

Juan Lucas Restrepo

Director ejecutivo de Corpoica

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado