Juan Lucas Restrepo Ibiza

Inocuidad

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
junio 25 de 2015
2015-06-25 05:23 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Investigadores de la Universidad del Valle, del Quindío, el Instituto Nacional de Salud y el ICA encontraron Lambda Cihalotrina (un compuesto químico) en tomates, provenientes de parcelas muestreadas en el 2011. Los niveles residuales de este químico, usado para proteger el cultivo de algunos de sus depredadores, se vieron muy superiores a los recomendados por la Unión Europea. Si los datos del estudio fueran representativos a nivel nacional, indicarían un riesgo significativo para la salud de los consumidores, si se tiene en cuenta el consumo promedio de tomate en el país.

Los resultados de muestreos de residuos de agroquímicos, hechos en el 2013 por Corpoica, en berenjena y ají dulce evidenciaron que entre el 20 y el 40 por ciento de las muestras superaban los límites máximos de residuos establecidos en el Codex Alimentarius –que regula estos temas bajo la FAO–, en compuestos como Dimethoate, en berenjenas, y Carbendazim, Cipermethrin y Tetradifon, en ají.Este tipo de riesgos en nuestros alimentos no se limita a estas hortalizas, el abuso y el mal manejo de los plaguicidas afectan buena parte de nuestra canasta alimentaria agrícola.

En lo pecuario, también podemos encontrar residuos de medicamentos nocivos para la salud humana, como los antibióticos. Adicionalmente, elementos como mercurio y cadmio, que pueden ser nocivos para la salud, se acumulan en algunas especies que los absorben de suelos y aguas contaminadas. Súmele a este panorama –ya de por sí complejo– riesgos biológicos de bichos peligrosos que se pueden transmitir en alimentos como la Samonella o E. Coli.

Con esto, ¿no será que al tema de la inocuidad habría que darle un rol más preponderante en la definición de políticas y programas en el país?

En la medida en que las sociedades avanzan y sus ingresos aumentan, la tolerancia de los consumidores frente a este tipo de riesgos es menor. Es por esto que niveles de residuos de agroquímicos u otras sustancias que se presenten con frecuencia en productos agropecuarios nacionales, pueden llevar a que estos no sean admitidos en mercados como los de EE. UU. o la Unión Europea, por superar los límites máximos establecidos en sus normas.

¿Cómo aceleramos el paso hacia una cadena agroalimentaria más inocua? Mejorando las prácticas productivas. Colombia tiene normas recientes como la NTC 5400 sobre Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) o la Resolución ICA 4174 de 2009, y se avanza en el registro y procesos de certificación de estas prácticas. Sin embargo, los esfuerzos todavía son marginales y poco efectivos. Solo un modelo de asistencia técnica masivo (y acreditado) que le aporte a los productores herramientas para manejar mejor sus cultivos va a tener efectos significativos.

Luego, viene un sano balance entre zanahoria y garrote. Incentivos temporales del bolsillo de los consumidores para aquellos alimentos ‘certificados’, combinados con ir elevando los requisitos de inocuidad de los alimentos y su control efectivo, para que, en un plazo prudente, quien no cumpla no pueda vender.

Finalmente, pero no menos importante, exigirle soluciones a la investigación: mejoramiento genético, que produzca nuevas plantas y animales que toleren o resistan mejor las plagas y enfermedades; bioplaguicidas, que reemplacen eficientemente los agroquímicos más tóxicos, y modelos agroecológicos, que combinen elementos de la naturaleza para resolver, por esta vía, lo que hoy se solventa con un baño de químicos.

Juan Lucas Restrepo

Director de Corpoica

@jlucasrestrepo

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado