Juan Lucas Restrepo Ibiza

Que les piquen sorgo

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
septiembre 25 de 2014
2014-09-25 03:30 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Carne. Nuestro trópico cuenta con las ventajas comparativas necesarias para convertirse en un gran exportador de este producto a la par de los países del sur del continente.

Durante los meses de lluvias, cuando hay humedad en los suelos, el pasto abunda y además es de muy buena calidad. Los bovinos, entonces, comen de ese pasto -complementado con sal-, ganan peso y rinden económicamente. Como en todo negocio, hay unos empresarios ganaderos que ganan más porque trabajan con buena genética, tienen buenas pasturas, renuevan sus potreros degradados, fertilizan y manejan bien su modelo productivo. Hay otros que trabajan con la ley del mínimo esfuerzo, en modelos extensivos y praderas degradadas y, aun así, algo les da el negocio y ahí se mantienen haciéndole cuentas a la valorización de su tierra.

Sin embargo, cuando no hay humedad en el suelo, la cosa se complica porque la disponibilidad de pasturas disminuye y sin comida no hay negocio. Esa es la historia simplificada de la ganadería de carne en Colombia. Se compran novillos a un precio alto por kilo, cuando hay pasto de sobra en la finca para engordarlos y se venden más gordos apenas se acaba el pasto a un menor precio por kilo porque todo el mundo está vendiendo.

Es por eso que el sorgo JJT-18 de Corpoica es una buena noticia para los empresarios ganaderos. Se trata de un sorgo dulce forrajero que sirve para alimentar a los animales en las épocas críticas de verano y es una novedad en el país. Es diferente a los sorgos tradicionales que se siembran en el Tolima o el Valle para cosechar su grano. Esta es una planta que supera los tres metros de altura, más del doble que los sorgos tradicionales.

El JJT-18 es el resultado de un proceso de evaluación y selección de materiales introducidos desde India y registrado recientemente ante el ICA para su uso como especie forrajera para la Costa Atlántica, los Valles Interandinos y la Orinoquia. Es un nuevo campeón en producción de forraje. En promedio produce 44,6 toneladas por hectárea y algunas parcelas en la costa produjeron hasta 56 toneladas por hectárea. El maíz en forraje produce, en promedio, 30 toneladas a mayores costos.

Para entender exactamente el beneficio de este sorgo forrajero, hagamos algunas cuentas. En dos hectáreas un ganadero que no utilice suplementación puede sostener durante 120 días a tres novillos que ganan aproximadamente 132 kilos en total. Un ganadero que utilice el JJT-18, cuyo costo de producción y conservación por kilo es de 150 pesos, puede mantener en esas mismas dos hectáreas, cinco animales que consumen cinco kilos diarios de sorgo forrajero y que ganan en total 282 kilos. Es decir, se producen 150 kilos adicionales de carne que equivalen a los precios actuales a 500.000 pesos, con una inversión de 450.000 pesos. Esto lo que significa es que este ganadero puede mantener su ganado saludable, en un modelo económicamente viable.

Se acabó el verano, no tocó vender animales a mal precio y no se perdió plata. La adopción masiva del JJT-18 puede mejorar los indicadores de la ganadería y contribuir al mejoramiento de la competitividad del sector y, por qué no, a que la carne colombiana compita a la par de las de los vecinos de Uruguay y Argentina. Un tema con mucha carne.

Juan Lucas Restrepo
Director de Corpoica
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado