Juan Lucas Restrepo Ibiza

Las platas de la ciencia

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
julio 17 de 2014
2014-07-17 04:09 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Por estos días, han sido intensas las discusiones sobre el presupuesto del 2015 para Colciencias. En la medida en que Corpoica es una entidad cuyos recursos provienen principalmente del Ministerio de Agricultura y no de Colciencias, quiero aportar a la discusión no tanto desde el cuánto debe asignarse a Colciencias, sino desde una perspectiva más amplia de la financiación para la Ciencia, Tecnología e innovación (CTi).

Es claro que Colombia debe invertir una mayor proporción de su PIB en CTi para dejar de ser el colero de los países en su categoría, por lo que siempre será bienvenido un mayor presupuesto. Sin embargo, debemos pensar una forma más eficiente para aprovechar los recursos con los que contamos, que son bastante mayores que los del cuatrienio anterior y no se están gastando bien.

Hace unos meses, en este espacio, escribí una columna llamada ‘Escopeta de regadera’, en la que demostraba que el uso del billón de pesos anuales para CTi proveniente de las regalías todavía deja bastante que desear.

Buena parte de esas regalías privilegia la construcción de infraestructura sin garantizar las capacidades para aprovecharla a futuro y a veces multiplicando instalaciones ociosas de universidades y centros de investigación. También se financian actividades que poco tienen de ciencia, se le dan excesivos recursos a subsectores de la economía que no son necesariamente los que apalancarán nuestro desarrollo futuro y donde nuevamente se desconocen avances que otros han hecho. Es un tema de huevo y gallina, y los departamentos tendrán que ir desarrollando las capacidades y procesos para hacer una mejor tarea en definir el ‘en qué’ y el ‘con quién’.

También hay recursos significativos en los presupuestos de la mayoría de los ministerios, en la cooperación internacional y en los fondos parafiscales que financian CTi de manera subóptima al no contar con las plataformas, la prospectiva y el know how para garantizar el buen aprovechamiento de los mismos.

Colciencias, como ente rector de la ciencia y tecnología, es el llamado a ordenar la casa. Además de ejecutar unos recursos propios, debe extender su alcance a procurar que los dineros públicos se inviertan de la mejor forma posible.

Cada ministerio debería tener un acuerdo marco con Colciencias por medio del cual le transfiera recursos de sus presupuestos para la financiación de CTi de sus sectores. Con esta plata, la entidad debe financiar proyectos de las agendas definidas por cada sector con sus dolientes, de forma que se privilegien los proyectos que aborden problemas y oportunidades altamente pertinentes. Salud y MinTIC lo hacen, Minagricultura está por hacerlo y otros deberían seguir el modelo. Así, el presupuesto que ejecuta Colciencias sería mayor y la plata mejor gastada.

Colciencias –en llave con los ministerios– debería volcarse a las regiones para socializar, validar y ajustar sus agendas regionalmente, no solo con los entes territoriales, sino con sus actores económicos y sociales, de forma que estos se empoderen en lo que solicitan de sus gobernantes. Además, debería brindarles el apoyo en la estructuración de los proyectos y definición de los actores científicos que los puedan ejecutar y, así, maximizar sus resultados potenciales.

Todo esto sumado a un Colciencias que nos conecte con el mundo, nos rete, nos integre, nos mida, nos forme, nos califique y promueva un entorno propicio para la innovación, alejado de la endogamia científica y la autocomplacencia.

Juan Lucas Restrepo

Director de Corpoica

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado