Juan Lucas Restrepo Ibiza
columnista

‘Poquito a poquito...’

A pesar de que la productividad y los resultados están mejorando, buena parte de las inversiones de hoy en Corpoica solo generarán grandes impactos.

Juan Lucas Restrepo Ibiza
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
diciembre 14 de 2016
2016-12-14 05:10 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

“… el pajarito hace su nido”, me decía mi abuela en su tarea de darme lecciones para la vida.

Durante los últimos tres años, Corpoica ha crecido de manera importante. Ha más que duplicado el número de investigadores, ha mejorado su infraestructura y cuenta con más recursos del Estado. Esta inversión que la sociedad viene haciendo exige, como toda inversión, una buena rentabilidad en términos de excedentes económicos, sociales y ambientales, gracias al desarrollo y la apropiación del nuevo conocimiento y las tecnologías generadas por la entidad. El deber ser.

Durante estos tres años mucha gente con la que interactuamos, y que es consciente de este fortalecimiento, demanda y pregunta cada vez más por los resultados y beneficios de su inversión. Hasta en mi casa me preguntan insistentemente por las nuevas variedades y tecnologías que le hacen tanta falta a nuestro agro para resolver sus problemas de productividad.

Y responder no es tan fácil, ya que, a pesar de que la productividad y los resultados están mejorando, muy buena parte de las inversiones de hoy en Corpoica solo generarán grandes impactos y bienestar en la sociedad en el mediano y largo plazo, ‘poquito a poquito’.

Un Ph. D. recién ingresado puede, en el corto plazo, generar algo de valor aprovechando su experiencia previa o ayudando a finalizar procesos inconclusos que ya cuentan con avances importantes. Pero tardará unos buenos años en descubrir, desarrollar, validar, y poner a punto nuevas tecnologías para el sector agropecuario, y unos cuantos años más para que estas nuevas tecnologías se adopten masivamente. Además, el impacto solo se logra si durante todo ese lapso las iniciativas cuentan con los recursos, el entorno y los modelos de gestión adecuados.

El reto es poder proteger y sostener las inversiones públicas en investigación para el desarrollo, cuando estas requieren plazos largos para generar valor, defendiéndolas frente a otras inversiones más cortoplacistas que generan resultados no solo sociales, sino también políticos a los gobernantes durante sus periodos en los cargos.

¿Cómo defender, entonces, la inversión en entidades como Corpoica, que producen bienes públicos que toman tiempo en lograrse? Primero, hay que cacarear y celebrar cada logro. Cualquier lanzamiento de un nuevo cacao, papa, sorgo, uchuva, etc., tiene que generar mucho ruido, ya que marca un primer hito de lo que representará para el campo y sus gentes.

Lo segundo es poder explicar de manera clara tanto en idioma académico como mundano, a qué le apuntan las iniciativas de investigación y desarrollo en función de resolver demandas tecnológicas o aprovechar oportunidades reales del sector agropecuario. Poder explicar el valor que se busca generar y su pertinencia es crítico.
De manera más estructural, es clave construir modelos que sistematicen y agreguen los efectos de la institución en términos de impacto.

Por ejemplo, Embrapa, la entidad brasileña de investigación agropecuaria, desarrolló un Balance Social, que le permite demostrar, de forma transparente y creíble, que por cada real que la sociedad ha invertido en esa entidad, se han generado 7,4 reales en excedentes económicos. El primer balance social de Corpoica está en construcción y estará listo en el 2018.

Y finalmente, mientras se cuenta con un balance social, hay que documentar y comunicar efectivamente casos de éxito en cadenas de valor y territorios particulares, algo que haré con un ejemplo en mi siguiente columna.

Juan Lucas Restrepo
Director Ejecutivo Corpoica
@jlucasrestrepo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado