Juan Lucas Restrepo Ibiza
columnista

¿Despensa alimentaria?

Las exportaciones tradicionales de café, flores y banano empiezan a verse acompañadas por un portafolio diverso de productos.

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
noviembre 02 de 2016
2016-11-02 08:37 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Finalmente. La semana pasada, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), como parte de sus procedimientos para admitir nuevos productos a su mercado, propuso que en poco tiempo se comiencen a importar desde Colombia aguacates de la variedad Hass, bajo unos estrictos protocolos fitosanitarios.

Colombia, hace poco comenzó a exportar este tipo de aguacate al mercado de Europa, y en el primer semestre del 2016 vendió 6.687 toneladas por 12,7 millones de dólares. El Usda estima que el país estaría en condiciones de exportar unas 11 mil toneladas de frutos al año a ese mercado. Pero podrían ser muchas más, en la medida en que aún existen áreas de siembra disponibles.

También hay señales positivas en otros productos. En piña, pasamos de exportar 115 toneladas en el 2006 a 5.500 en lo que va corrido del 2016, y solo importamos 133 toneladas, generando 3,5 millones de dólares en la balanza. Las inversiones actuales para expandir este negocio exportador son altas.

Comienzan a generarse proyectos empresariales en uvas de mesa, que ya validaron nuevas variedades y tecnologías de producción y que deben –a la vuelta de unos pocos años– cubrir con producción nacional buena parte de las 16 mil toneladas, por valor de 31 millones de dólares que se importaron en el 2015.

En cacao, Colombia logró otra vez excedentes exportables al cierre del 2015, luego de una larga etapa como importador neto. Sumando el comercio en grano, productos semielaborados y preparaciones de cacao, la balanza comercial en el 2015 fue superavitaria en unos 47 millones de dólares, y a julio del 2016 iba en 29 millones.

El cacao es un cultivo en el que podemos crecer y desarrollar una industria emblemática similar a la del café. Sus áreas sembradas y rehabilitadas van al alza y la producción por hectárea, que hoy no supera los 400 kilos al año, se puede multiplicar por cuatro o cinco veces, debido a nuevos clones caracterizados por el mercado como ‘finos y de aroma’, modelos productivos más eficientes e intensivos y precios internacionales atractivos en el mediano plazo.

Y la cuenta sigue. En octubre, se exportó desde la Costa Atlántica hacia Europa el primer contenedor de batatas de variedades que Corpoica desarrolló; un producto promisorio en el que nadie pensaba hace seis años. El país volvió a exportar ñame, y hay avances desde el ámbito tecnológico e iniciativas agrícolas para que productos como marañones, limas ácidas, pasifloras, mangos y otros, logren, en poco tiempo, cifras importantes de exportaciones.

Y en el sector pecuario,gracias a la apertura reciente de mercados que facilitó el ICA, así como a nuestras ventajas comparativas en esta cadena, la balanza fue positiva en el 2015 en 67 millones de dólares, y 19 millones, a julio del 2016, en los rubros de carne y bovinos en pie. Para mantener esa tendencia hay que incrementar el hato ganadero y su productividad.

El discurso de Colombia como despensa alimentaria comienza a convertirse en realidad. Las exportaciones tradicionales de café, flores y banano empiezan a verse acompañadas por un portafolio diverso de productos que pueden ser ganadores a largo plazo en los mercados internacionales. Y aunque nos demoremos unos buenos años, también será posible reemplazar competitivamente las 6,5 millones de toneladas que importamos de maíz y soya, con inversiones en bienes públicos como infraestructura e investigación, buenas políticas y la concurrencia del sector privado.


Juan Lucas Restrepo
Director Ejecutivo de Corpoica
jlrestrepo@corpoica.org.co / @jlrestrepo

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado