Juan Pablo Campos
columnista

La importancia del EPA con Japón

Este Gobierno ya no firmará con Japón el Acuerdo de Asociación Económica ( EPA, por sus siglas en inglés).

Juan Pablo Campos
POR:
Juan Pablo Campos
mayo 08 de 2018
2018-05-08 08:59 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb4082a928c.png

Este Gobierno ya no firmará con Japón el Acuerdo de Asociación Económica ( EPA, por sus siglas en inglés). Lo cual, a mi juicio, es una pena. Varios gremios y respetados columnistas han expresado su preocupación y oposición a los avances logrados en las rondas de negociación, pues consideran que Japón no ha hecho suficientes concesiones en materia agrícola. Su preocupación radica en que los contingentes otorgados para algunos productos son insignificantes.

Y lo son, porque guardan proporción con las exportaciones de Colombia en el mundo en general, y a Japón en particular. Me pregunto, ¿por qué habría Japón de darnos un contingente 100 o 1.000 veces superior al volumen total exportado por Colombia para un producto particular? Por detenernos en la minucia de las contingencias, estamos dejando pasar una gran oportunidad para el país.

El alcance del EPA es mucho más amplio que el de un TLC, pues incluye aspectos trascendentales para el desarrollo del país como la cooperación de Japón en ciencia y tecnología, innovación, capacitación técnica, turismo y medioambiente. La política económica exterior de Japón lo ha convertido en el principal cooperante e inversionista asiático en América Latina. En particular, el sector agrícola colombiano se beneficiaria de su asistencia, transferencia de tecnología e inversión, incrementando su oferta exportable de calidad.

Colombia no ha estudiado con detenimiento lo que ha sucedido con los EPA firmados con México y Chile, en los cuales Japón ha hecho inversiones importantes y ha ajustado, con el paso de los años, los contingentes originalmente otorgados. A Japón le interesa invertir para garantizar su seguridad alimenticia. A Colombia le interesa su inversión, profundizar el intercambio de conocimiento e incrementar el comercio de productos con valor agregado. Pero hay que pensar a largo plazo y estar dispuestos a construir conjuntamente.

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a una charla que dio el exembajador de Japón en Colombia, S.E. Tatsumaru Terazawa, a un grupo de empresarios e inversionistas japoneses en Tokio. Con motivo del lanzamiento de su mas reciente libro sobre Colombia, explicaba que a diferencia de otros países latinoamericanos, hemos evitado elegir un mandatario populista. Lo cual, por lo menos, por el momento, nos ha librado de los males de algunos vecinos donde gobiernos populistas han debilitado la institucionalidad y negado el desarrollo socioeconómico. Al termino de su intervención, tuve la oportunidad de hablarles a los empresarios japoneses presentes sobre oportunidades de inversión en Colombia en diferentes sectores y el interés que genera el país es notable, pero, indudablemente, requiere de tiempo para construir la confianza que permita atraer una clase empresarial japonesa diferente a la ya presente en el país.

Es en este contexto donde el EPA con Japón cobra relevancia como plataforma sobre la cual construir el relacionamiento al que hago referencia. Ya firmamos el tratado de doble tributación entre nuestros dos países, dando un marco legal que brinda transparencia y seguridad a las inversiones. Por cortoplacistas, nos estamos quedando sin la posibilidad de acceder al verdadero valor que la relación con Japón tiene para nuestros empresarios.
Como dice el exembajador Terazawa, evitemos el populismo, elijamos a Iván Duque y pidámosle que retome las negociaciones del Acuerdo de Asociación Económica con Japón.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado