Julián Domínguez Rivera
Julián Domínguez Rivera

Desarrollo e ideologías

La paz, que tanto hemos anhelado y que queremos que sea un valor para nuestros hijos y nietos, no puede considerarse nunca un sueño equivocado.

Julián Domínguez Rivera
Opinión
POR:
Julián Domínguez Rivera
junio 19 de 2016
2016-06-19 06:40 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

El movimiento del péndulo político en los países de la región con el fin del gobierno de izquierda en Argentina, la crisis en Brasil y el triunfo de la oposición en las elecciones legislativas en Venezuela, en una coyuntura de menor crecimiento económico de la región por la baja demanda mundial de las materias primas, hace que de nuevo sea la palabra ‘crisis’ la que caracterice a nuestro territorio.

El caso de Brasil es el más llamativo porque de país modelo, que hacía parte del 'boom' de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) por los logros sociales alcanzados y el crecimiento sostenido de su PIB, que hizo pensar que había sobrepasado la línea del grupo de las naciones subdesarrolladas para ser calificado como una economía emergente que estaba cercana a ubicarse en el grupo de los más afortunados, pasa a sufrir un freno brusco en ese camino no solo debido a un modelo no sostenible, sino por el eterno problema de nuestras naciones: la corrupción rampante y descarada.

Esto hace pensar si estaremos condenados en América Latina a que su desarrollo esté atrapado a perpetuidad por las ideologías, con las consecuencias que esto genera. Pareciera que nuestros países nunca llegarán a una mayoría de edad, que implica tener unos acuerdos mínimos para –no importa la tendencia política de quien gobierne– no afectar el desarrollo económico y humano, y así velar porque de manera seria y ordenada se siga haciendo la tarea: ya hemos visto, no hay fórmulas mágicas ni riquezas petroleras que ‘salven’ del hecho de que para gobernar a un país se requiere inteligencia, sensatez, tomar las decisiones necesarias, así no gusten a todos, generar confianza, huirle al populismo y cumplir con una milimétrica gestión gerencial los planes de desarrollo.

Que, entre otras cosas, demanda no gastar más de lo que se tiene, proteger la economía de los vaivenes externos, atraer la inversión, fomentar el empresarismo, invertir en educación y salud como regla de oro para la equidad social, y fomentar la innovación a todos los niveles para generar productividad, eficiencia y bienestar.

Colombia, un poco más estable en su democracia y crecimiento, también ha sido víctima de este fenómeno en el gobierno de algunas de sus ciudades más importantes, con consecuencias desastrosas que tardarán años en ser superadas.

Pero, además, está siendo víctima de un virus que puede ser mortal y quiere ser inoculado por algunos de sus líderes políticos, de llamar al caos y al pesimismo con declaraciones altisonantes y narrativas del desastre y el horror que representan los otros, planeando para sí dividendos electorales, victorias que serán pírricas si siguen destruyendo la confianza interna y externa.

Las ideologías deben ayudar al desarrollo, pero a través de discursos inspiradores que nos lleven a ser mejores como individuos y como colectivo, aportando a través de la disciplina social, el respeto a las normas y la confianza al bienestar y crecimiento de todos.

La paz, que tanto hemos anhelado y que queremos que sea un valor para nuestros hijos y nietos, no puede considerarse nunca un sueño equivocado.

Porque, así sea ahora o en un siglo, tendremos que aceptar que nos toca convivir como colombianos, y que la mejor manera es propiciar una reconciliación con unas bases mínimas, que seguirnos matando.

*Presidente de Confecámaras

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado