Julián Domínguez Rivera

Un buen Plan

Julián Domínguez Rivera
Opinión
POR:
Julián Domínguez Rivera
enero 27 de 2015
2015-01-27 04:12 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

Inicia el año y se hace fundamental tener claro qué camino vamos a recorrer hasta el 2018. En especial, porque el próximo mes comenzará el proceso de aprobación del Plan Nacional de Desarrollo, que es la guía que ilustrará la ejecución presupuestal y la gestión del Gobierno del Presidente Santos en su segundo cuatrienio.

El Plan se basa en tres pilares que constituyen nuestros principales retos: Educación, donde estamos en el puesto 105 entre 148 naciones, según el Foro Económico Mundial, que mide la competitividad del país comparada con otras economías del mundo. La equidad, en la cual no avanzamos según el Índice de Gini, que la mide otorgándole un puntaje entre 0 y 1. Si se acerca a 1 la inequidad es mayor y Colombia registra un coeficiente de 0,539.

Y la paz, que implicaría, de acuerdo con un estudio elaborado por el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, un importante impacto económico: en pocos años la economía podría crecer al 8%, el ingreso por habitante se ubicaría por encima de 16.700 dólares, se recuperarían 800.000 hectáreas de tierra, y se consolidarían el sector financiero y la protección del medio ambiente.

Algunos elementos y criterios del Plan de Desarrollo serán fundamentales para su buena ejecución. El elemento regional, por cuanto ha sido un énfasis clave en el reconocimiento que se le ha querido dar a esta carta de navegación que tendrá el país para los próximos cuatro años.

La necesidad de una articulación mayor en el nivel central del Gobierno y de este con las regiones.

Y la formalización empresarial, que implicará que solo desde la institucionalidad se haga posible instrumentalizar un programa integral, tanto desde las entidades de carácter social como de carácter académico y del sector productivo.

Son de destacar otros aspectos del Plan, como una política de desarrollo productivo para incrementar la productividad de las empresas colombianas a partir de su sofisticación y diversificación. Para ello es fundamental disminuir a través de estrategias puntuales el costo país que afecta al sector empresarial.

Es clave, asimismo, que el Plan contemple que las Comisiones Regionales de Competitividad se consoliden como la única instancia de interlocución con el Gobierno Nacional para la implementación de la Agenda Nacional de Competitividad.

En emprendimiento, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo será el líder de la política en este campo y prestará apoyo técnico a los otros Ministerios y al Sena para el diseño de programas que aporten a la creación de nuevas empresas en sus respectivos sectores. Con todo, es importante formular estrategias de apoyo a los emprendedores y de desarrollo de los Planes Regionales de Emprendimiento con el fin de fortalecer los ecosistemas regionales.

Destaco por último el tema de innovación, en el que se busca acertadamente incrementar la efectividad de los programas: articulación en la planeación y ejecución de recursos; focalización para que Colombia sea líder en áreas y tecnologías en las que tiene capacidades y oportunidades; regionalización de las estrategias para que los departamentos logren una especialización inteligente y gerencia con un enfoque de evaluación y monitoreo. Se requiere también un trabajo conjunto con el sector privado para definir qué doctorados y maestrías necesita el aparato productivo a mediano y a largo plazo.

Los retos son formidables, por eso bien vale la pena conocer el Plan Nacional de Desarrollo y velar por su cumplimiento, dado que sin duda impactará nuestra vida cotidiana.

Julián Domínguez Rivera

Presidente Confecámara

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado