Julián Domínguez Rivera

¿La hora del Chocó?

Julián Domínguez Rivera
Opinión
POR:
Julián Domínguez Rivera
mayo 21 de 2015
2015-05-21 04:08 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

Tuve la oportunidad de participar en los eventos de lanzamiento de Invest in Chocó y el Centro de Atención Empresarial (CAE), iniciativas apoyadas por la Gobernación del Chocó, la Alcaldía de Quibdó, la Cámara de Comercio del Chocó y el Consejo Privado de Competitividad. Con la creación de estos organismos se espera atraer inversión que promueva el desarrollo empresarial y el aprovechamiento de las materias primas de la región. Buena ocasión para analizar con empresarios de primera línea jugados por el Chocó, sobre la suerte del Pacífico colombiano.

En este contexto, la región ha sobrellevado las secuelas de la pobreza y el abandono. En particular, Chocó tiene el reto de superar indicadores críticos: coeficiente Gini de desigualdad económica del 0,616, población en extrema pobreza de 40,7%, déficit de vivienda de 92,4%, desempleo del 14,1% y un PIB que representa el 0,4% del nacional.

De otro lado, una Alianza del Pacífico que representa una oportunidad inigualable para toda Colombia, pero en especial para los departamentos de la región. Gracias a este acuerdo, en el 2014 se logró atraer una inversión directa de los países miembros de la alianza por algo más de USD$7.000 millones, exportando más de USD$3.000 millones. Estas buenas condiciones, se acompañan de un plan de choque impulsado por el Gobierno Nacional con la Cooperación Internacional, a través del fondo Todos somos Pacífico, que tiene un aporte del BID de USD$400 millones, a la par de una gobernabilidad robusta que promete producir un fuerte quiebre de tendencia en la región.

Ahora bien, lo importante es que se perfila un liderazgo local que está asumiendo las riendas de su desarrollo. Apuestas productivas basadas en la amplia biodiversidad de la región posibilitan el desarrollo de productos médicos, orgánicos, maderables y cosméticos, son algunas de las opciones que se vienen impulsando. El acceso a dos océanos, el río Atrato y la alta pluviosidad son condiciones excepcionales para la pesca y la acuicultura a gran escala, la industria hidroenergética y del transporte multimodal.

Frutas exóticas que se producen en las selvas del Chocó como la Badea y el Almirajó, son productos apreciados por los más exigentes paladares del mundo y representan una gran alternativa para diversificar las exportaciones.

Esa diversidad provee escenarios aptos para el desarrollo de la actividad ecoturística. Hoy, Chocó cuenta con 143 vuelos semanales desde 7 diferentes ciudades del país. Easyfly, ha reportado un crecimiento en el transporte de pasajeros del 45%, mucho más alto comparado con el 25% de aumento de la operación en todo el país.

Adicionalmente, se está trabajando en la construcción de un complejo que contará con almacén de grandes superficies, salas de cine, hotel, salón de convenciones, oficinas y una marina para embarcaciones menores.

Todo esto, reforzado con la potencialidad del recurso humano disponible. Ejemplo de ello es la apuesta de la multinacional Atento, que hace 2 años montó su call center en Quibdó, emplea de manera formal 80 profesionales de la región y obtiene mejores indicadores que otras ciudades de Latinoamérica.

El país debe trazarse la meta de proveer a esta región de las herramientas para lograr su máximo desarrollo. Infraestructura, capital humano, cadenas productivas fortalecidas y procesos de innovación, punto de partida para que esta sí sea la hora del Pacífico colombiano.

Julián Domínguez

Presidente de Confecámaras

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado