Julián Domínguez Rivera

El mundo es el mercado

Julián Domínguez Rivera
POR:
Julián Domínguez Rivera
febrero 18 de 2014
2014-02-18 03:53 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

Independientemente de dónde se haya firmado el tratado de la Alianza del Pacífico, este representa una oportunidad inmejorable para toda Colombia, pero en especial para los departamentos de la región del Pacífico, que están llamados a ejercer un liderazgo activo y propositivo.

El nuevo acuerdo es un hecho trascendente para la vida nacional y, puntualmente, para quienes han llamado la atención para que Colombia mire al Pacífico. Por fortuna, hemos tenido respuesta en este Gobierno, que le ha dado una primordial importancia a esta Cuenca, eje vital para el progreso y el crecimiento económico, y no reconocerlo sería injusto.

De la Alianza del Pacífico debe apropiarse cultural y económicamente todo el país, máxime cuando Colombia ha estado tradicionalmente atada a la Cuenca del Atlántico, que es puntal fundamental en nuestro desarrollo. Sin embargo, esto condujo a un atávico bajo aprovechamiento de la Cuenca del Pacífico y a que la visión hacia el Mar de Balboa haya sido más local que nacional.

Han sido las gentes de esa región las que han impulsado las grandes gestas para aprovechar las ventajas que ofrece la ubicación geoestratégica del país en la Cuenca: la construcción del Ferrocarril del Pacífico fue impulsada en el Valle, fundamentada en la necesidad de exportar café. De otro lado, en su momento el expresidente caucano, Tomás Cipriano, quiso colocar bonos en el mercado de Nueva York para hacer la gran carretera al mar.

El Valle del Cauca tiene evidencia clara de lo que ha significado el Pacífico, dado que la salida al mar fue lo que le permitió la industrialización y adquirir una mentalidad abierta al mundo. Esta visión que se tiene en el departamento, que debería denominarse Valle del Pacífico, es la que culturalmente debe adoptar Colombia para dar un salto cualitativo y lograr que el país integralmente se apropie de esta región.

El Pacífico abre el comercio directo con naciones que están desempeñando un papel protagónico en el mundo, un nuevo sistema de integración con el mercado mundial y una visión de desarrollo volcada hacia nuestras costas para complementar el tradicional, que ha sido el desarrollo andino, que no hay que abandonar, pero que definitivamente se debe ampliar. Así lo han hecho Chile y Perú, que han enfocado su comercio internacional hacia estos países, sus principales socios comerciales.

El acuerdo no es para nada de poca monta por cuanto la suma de los países que hacen parte del bloque pacífico representa un mercado de 212 millones de consumidores. Así lo ha entendido la Red de Cámaras de Comercio colombiana, que promovió desde la cumbre de la Alianza, llevada a cabo en Cali, en mayo del 2013, la firma de un acuerdo entre cerca de 400 cámaras de comercio de México, Perú, Chile y Colombia para fomentar el intercambio, y al que han expresado interés en vincularse las cámaras españolas y las centroamericanas.

Siempre hemos recalcado la importancia de mirar al Pacífico e impulsar el desarrollo de los departamentos de esta costa como plataforma de Colombia en la Cuenca del siglo XXI. Los cambios que hay que abordar son culturales, de integración hacia los países de la zona, y así entender que el mundo es el mercado y que debemos transformarnos para competir.

Julián Domínguez Rivera

Presidente de Confecámaras

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado