Julián Domínguez Rivera

¿Estamos preparados para el Canal?

Julián Domínguez Rivera
Opinión
POR:
Julián Domínguez Rivera
junio 16 de 2015
2015-06-16 04:29 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

que es necesario insistir en la importancia geopolítica del Pacífico colombiano, tantas veces socorrida y mencionada, para tomar acciones concretas que procuren mejorar sus propias condiciones para competir. En este contexto, es indispensable la transformación de Buenaventura en una ciudad-puerto, que esté en sintonía con la expansión del Canal de Panamá para enlazar toda su oferta logística, portuaria y de conectividad con la inmensa plataforma que se está terminando de construir en el país centroamericano.
El gran detonante del desarrollo del puerto de Buenaventura fue la inauguración en 1914 del Canal de Panamá, al que siempre ha estado ligada su suerte, y que permitió hacer realidad la visión de Colombia, y especialmente de los vallecaucanos, de contar con una salida al mar por el océano Pacífico, dados los inconvenientes que generaba traer al sur del país todos los productos que se demandaban del mundo desde el puerto de Barranquilla, usando el río Magdalena como vía de comunicación, o llevar los que se exportaban.
El énfasis del Canal de Panamá desde su construcción ha sido el océano Atlántico, un mar hoy saturado de oferta portuaria y logística, razón por la cual a la par con su ampliación se está construyendo una gran plataforma integral de logística y transporte en el Pacífico, por las características que implica el paso de los grandes buques desde Asia, conocidos como ‘Neo Panamax’, con capacidad para 13.000 contenedores, que casi triplican la capacidad de las embarcaciones que actualmente pueden cruzar por el istmo.
Esto será posible porque el Canal contará con un nuevo carril de tráfico con dos nuevos juegos de esclusas, duplicando su capacidad para permitir mayor volumen de carga, generando gran impacto en economías de escala, dado que permitirá más eficiencia en el transporte de la carga, y a la vez se disminuyen los costos.
Este énfasis del Canal de Panamá hacia el Pacífico debe seguir siendo también el nuestro, para contar con un mayor intercambio con naciones que están desempeñando un papel protagónico en el mundo, un nuevo sistema de integración con el mercado mundial y una nueva visión de desarrollo, volcada hacia nuestras costas para complementar el tradicional, que ha sido el desarrollo andino, y no hay que abandonar, pero que definitivamente se debe ampliar. Así lo han hecho Chile y Perú, que han enfocado su comercio internacional hacia estos países, sus principales socios comerciales. En este punto, el dragado del puerto de Buenaventura es un tema crítico, pues si no se toma la decisión de profundizar el canal de acceso, que actualmente alcanza los 12,5 metros, quedaremos por fuera del tráfico de los buques ‘Neo Panamax’.
Tal como lo hicieron aquellos ilustres vallecaucanos que impulsaron el desarrollo del puerto de Buenaventura, el ferrocarril del Pacífico y otras obras que fomentaron el desarrollo de Colombia sobre la Cuenca del Pacífico, hoy nuevamente se demanda una gran visión del país para ir al unísono con la visión del Canal de Panamá, para potencializar servicios, nuevas industrias y empleos a partir de aprovechar el impacto que genera sobre el comercio marítimo mundial.


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado