Julián Domínguez Rivera

‘Trigo limpio’

Julián Domínguez Rivera
Opinión
POR:
Julián Domínguez Rivera
septiembre 18 de 2014
2014-09-18 04:05 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

Así dicen los españoles para señalar lo que está libre de polvo y paja. Sería una buena enseñanza para una campaña en el país que remueva los lastres que impiden a Colombia avanzar cuando de propósitos colectivos se trata.

Lastres que subyacen en culturas perversas (qué gran contradicción) que a lo largo de nuestra historia se han incorporado en el alma nacional, en ocasiones justificadas por la picaresca como defensa para sobrevivir en un Estado hostil o simplemente en la excusa para acallar las culpas.

Cuando se plantea una nueva reforma tributaria, surgen voces que hacen honor a este espíritu. Por un lado, de los pocos contribuyentes (solo 600 mil de los 47 millones de colombianos pagan impuesto de renta), quienes sienten nuevas cargas, y por otro, de aquellos que no pagan y se ven amenazados por la nueva tributación.

Por encima de los aspectos técnicos de los impuestos, subyace la evasión calculada de $20 billones, cuando con la reforma se pretende recaudar $12,5 billones que se requieren para el presupuesto del próximo año. La evasión es una expresión de la informalidad y de la desinstitucionalización que padece el país, que se manifiesta en el uso de las vías de hecho, la cultura del atajo, la ley del más fuerte, el abuso del derecho y la intolerancia.

Así como lo estamos haciendo con la paz, tenemos que lograr que la sociedad en su conjunto se sincere, que el país aprenda a decir la verdad y a jugar limpio.

Se requiere trabajar en campañas y programas dirigidos a aumentar la conciencia comunitaria de que la responsabilidad social empieza con el cumplimiento de las leyes y las obligaciones, para que ante las decisiones de la vida cotidiana, en la mente de los ciudadanos exista el freno a actuar por fuera de la legalidad. Fomentar esta cultura es un deber que nos compete a todos y, como todo proceso que implica cambio en los modelos mentales, debe ser de largo aliento y tener continuidad.

Y es que la cultura de la ilegalidad invade el campo de la formalización empresarial y laboral, con grandes costos para la economía y la sociedad. De acuerdo con las últimas mediciones realizadas, en el país hay más de 13’500.000 personas trabajando en la informalidad y el 41% de las empresas son informales. Prevalece en ellos la percepción de que los beneficios de la formalidad se alcanzan a largo plazo y los ‘beneficios’ de la informalidad son inmediatos.

Lo grave es que la informalidad debilita las instituciones, convirtiéndose en un ejemplo de antivalores y en un incentivo perverso que afecta, en primer término, a los mismos informales y, en segundo, a los formales, que llevan en sus hombros la carga de los servicios del Estado.

Por lo tanto, es fundamental promover una cultura de la formalidad y legalidad, en la cual se acepte por todos los ciudadanos las normas previamente establecidas y acordadas por la sociedad, a través de un gran acuerdo nacional y una campaña que involucre a toda la institucionalidad pública y privada.

Un país que tenga una base empresarial más sana, con bajos niveles de informalidad y que cumpla con sus obligaciones, podrá mejorar y sostener sus niveles de crecimiento y el bienestar de la gente por medio de una mayor equidad social, cuyos recursos provienen de que se distribuyan mejor las cargas y no que unos pocos, como ocurre hoy, lleven el peso por ejemplo, de las pensiones o de la salud de cobertura universal que pretendemos en el nuevo Estado Social de Derecho.

No existen otras vías, mucho menos atajos, para alcanzarlo.

Julián Domínguez Rivera
Presidente de Confecámaras


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado