Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Lunes 22 de Septiembre 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La tasa de intervención del Banco de la República

Marzo 25 de 2012 - 9:26 pm



La estrategia predominante entre los bancos centrales ha consistido en impulsar y consolidar metas cuantitativas de inflación en cuyo cumplimiento se enfoca la gestión de los emisores.

El manejo de la política monetaria en las dos últimas décadas se ha caracterizado en muchos países por la consolidación de bancos centrales independientes de los gobiernos.

En este entorno de política, el control de la inflación se considera la principal meta de la política monetaria.

Sin embargo, algunos bancos centrales combinan este objetivo principal con otros de política como el crecimiento económico y la estabilidad de los sistemas financieros.

La estrategia predominante entre los bancos centrales ha consistido en impulsar y consolidar metas cuantitativas de inflación en cuyo cumplimiento se enfoca la gestión de los banqueros centrales.

El principal instrumento bajo su control es la definición del nivel de la tasa de intervención, que es una tasa de interés de referencia que se transmite en el mercado monetario a través del costo de los recursos del mismo banco central, de las tasas del mercado interbancario y, por esa vía, sobre las tasas de interés de los operadores bancarios.

Uno de los temas de debate internacional consiste precisamente en la dificultad que tienen los bancos centrales de lograr varios objetivos de política con un sólo instrumento, lo que a juicio de Tinbergen sería inconcebible.

En este contexto, es interesante contrastar los niveles de tasas de los bancos centrales de los países europeos y Estados Unidos en los momentos críticos que se han registrado a partir del 2005, con las decisiones de la Junta directiva del Banco de la República de Colombia.

La crisis hipotecaria de Estados Unidos y de algunos países europeos se inició en 2005 - 2006.

En ese momento, la Zona Euro y Estado Unidos mantuvieron tasas del 4 y 5 por ciento por un tiempo, y empezaron a reducir gradualmente sus niveles en el 2007, en el caso de Estados Unidos, y en el 2008 en el europeo. Las tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos bajaron de niveles superiores al 5 por ciento a niveles cercanos al 0 y las tasas de la Zona Euro se redujeron del 4 al 1 por ciento.

La Reserva Federal y el Banco Central Europeo reaccionaron en la mitad de la crisis, cuando era claro que el problema se había iniciado tiempo atrás. En el caso americano era notorio el alto nivel de endeudamiento de las familias: mientras los ahorros como proporción del ingreso disponible eran del 1 por ciento, la deuda como proporción del mismo ingreso era del 120 por ciento.

Es importante destacar que en los medios empresariales colombianos no ha sido suficientemente comprendido el decisivo papel preventivo que ha adoptado el Banco de la República desde el 2006, cuando paradójicamente subió los niveles de las tasas de intervención, mientras muchos bancos centrales (incluidos varios de la región) venían reduciéndolos, con el argumento de que se produciría innecesariamente una desaceleración económica.

En vísperas de la crisis del 2008, hacia el 2006, el crédito en Colombia venía creciendo cerca del 30 por ciento para la cartera total y por encima del 40 por ciento para el crédito de consumo.

El Banco de la República optó entonces por subir el nivel de la tasa de intervención del 6 por ciento en el 2006 hasta el 10 por ciento en el 2008, lo cual le permitió un margen de maniobra importante para la etapa crítica de la recesión mundial en 2008-2009.

El Banco adoptó simultáneamente medidas prudenciales como la elevación de los niveles del encaje bancario.

En la actualidad, a nadie escapa que la situación de las economías desarrolladas es de tímido crecimiento y alto nivel de endeudamiento de los gobiernos, pese al ajuste de las familias, en el caso americano. Aunque nadie pronostica una nueva recesión de los niveles del 2008, la demanda global se ha venido desacelerando gradualmente cuando se añade como factor importante el recalentamiento de la economía China, lo cual tiene incidencia en el comercio exterior de los países latinoamericanos.

Frente a una situación vulnerable de la economía mundial, un crecimiento de la colombiana cercano a su potencial y un nuevo endeudamiento de las familias en el crédito de consumo (la deuda de los hogares colombianos como proporción del ingreso disponible se había estabilizado en el 16 por ciento entre el 2006 y el 2009, pero creció al 18,7 por ciento en el 2011), se requiere necesariamente de mayor prudencia.

Todo lo anterior explica por qué el Banco de la República, buscando un crecimiento sostenible que evite mayor inflación y problemas de calidad de crédito en el sector financiero, ha venido incrementando gradualmente la tasa de intervención recientemente hasta el 5,25 por ciento.

Luis Alberto Zuleta J.

Consultor empresarial

Si usted quiere comentar este artículo por favor

Todos los comentarios en Portafolio.co son hechos por personas registradas y plenamente identificadas.

Publicidad

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad