León Teicher

¡Ojo con las prioridades!

León Teicher
Opinión
POR:
León Teicher
abril 23 de 2015
2015-04-23 06:00 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc243c64c9.png

El campo es central para el ‘proceso de paz’ y para el ‘posconflicto’. Al hablar del campo, se habla generalmente de ‘el agro’, pero el campo es mucho más que agro: comercio, construcción, pequeña y mediana industria. Y en buena parte del territorio nacional, lo rural tiene que ver con la minería. La pequeña, la mediana, la informal, la formal, la ilegal.

La minería ocurre en las veredas, en sitios muchas veces lejanos e inaccesibles y suele ser la única opción de empleo para la población rural. Ante la falta de alternativas legítimas de actividad económica, los campesinos se dedican a ser raspachines o a la ardua tarea de extraer minerales, casi siempre de forma primitiva, arriesgando sus vidas y destruyendo el medioambiente, sin tecnología y desconociendo o despreciando la ley.

Se debe entender que lo rural comprende integralmente lo minero, y que la minería jugará un papel importantísimo en el posconflicto. Bien manejada será fuente de empleo, recursos fiscales, infraestructura, educación. Mal manejada, continuará siendo el reino de la ilegalidad depredadora del ambiente y creadora de fenómenos sociales indeseables, violencia y desorden.

Es crucial, por lo tanto, que exista una política de Estado al respecto, con claridad de diagnóstico, eficiencia de ejecución y transparencia en su accionar. El Gobierno Nacional cuenta en este momento con un excelente equipo de trabajo: los ministros de Minas y Energía, de Ambiente y del Interior y sus equipos, entre otros muchos, han demostrado ser personas idóneas, transparentes, con claridad de diagnóstico y propósito, y con el foco y la energía necesarios para movilizar un Estado nacional, regional y municipal, pesado, burocrático y, en ocasiones, permeado por la corrupción, defendiendo los intereses de la población, tanto de aquellos informales que sinceramente quieren formalizarse, como del sector privado, nacional e internacional, que invierte legalmente en este negocio de alto riesgo.

Es por ello que el Gobierno Nacional debe tener un gran cuidado para no retornar a los tiempos en los que en cuatro años tuvimos cinco ministros de Minas, cinco de Ambiente y cinco del Interior. Esa combinación de personas, visiones y prioridades hizo imposible lo que ahora es una realidad: una visión coherente y un trabajo en equipo para llevar a cabo la formalización de mineros tradicionales y artesanales, de la mano con el desarrollo de una minería formal de alta calidad, respetuosa del medioambiente y en armonía con las comunidades. Para, como lo ha dicho el señor Ministro de Minas, “utilizar la riqueza del subsuelo para derrotar la pobreza del suelo”.

Ahora que soplan vientos huracanados en la política por el salvajismo de las Farc, es necesario que el alto Gobierno evite a toda costa los cambios recurrentes del pasado. Las transacciones políticas relacionadas con el proceso de La Habana (léase ajustes de gabinete) no deben afectar negativamente un sector tan neurálgico para lo rural. Pocas cosas serían más dañinas para el campo, el buen manejo del posconflicto y la ansiada paz con prosperidad y equidad.

León Teicher

Empresario

lteicher@xeoncorp.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado