León Teicher

Salvajismo y confusión

León Teicher
Opinión
POR:
León Teicher
agosto 15 de 2014
2014-08-15 05:04 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc243c64c9.png

Con tantos problemas en Colombia, no pensamos mucho en noticias de tierras distantes. Nos hacemos imágenes por los titulares y creemos lo que quien cuenta la historia busca que creamos.

Pocas columnas se han escrito aquí sobre los terribles acontecimientos en el mundo árabe. Los más salvajes y recientes en el norte de Irak. Los fanáticos de Isis, ‘Estado Islámico’, se han tomado a sangre y fuego ciudades del tamaño de Cartagena, asesinando a locales y ordenando a decenas de miles de cristianos que allí vivían a decidir, en cinco días, entre convertirse al Islam, y pagarle a IS ‘vacuna’, o abandonar todo y salir de inmediato de la ciudad, sin rumbo. La alternativa: ser asesinados y descabezados. ¡Imaginemos esa realidad! Han secuestrado familias enteras de minorías Yazidi, esclavizando a mujeres y niños a los que ‘convertirán al buen Islam’, y primitiva y salvajemente cortando las cabezas a los hombres y paseándolas por las calles. Horrible fantasía? ¡No! Horrenda realidad.

Esa misma misión de convertir ‘infieles’ o, en su defecto, matarlos, anima a los llamados ‘Hermanos Musulmanes’, presentes en otros países de la región, uno de cuyos afiliados se llama ‘Hamás’. Ese Hamás que ostenta el poder en Gaza y cuya carta de constitución obliga a “acabar con los judíos y destruir a Israel”. Versiones de lo mismo, enceguecidas con el ‘noble’ objetivo de servir a su Alá, convencidas de que morir matando infieles es deseable y heroico.

A ese poder dominante en Gaza se enfrenta Israel. Líderes que no defienden la vida de sus ciudadanos: entrenan niños como bombas suicidas buscando matar el mayor número de ‘infieles’ posible, colocan lanzamisiles y francotiradores entre mujeres y niños, en escuelas y hospitales, para que ‘mueran heroicamente’, convirtiéndose en ‘mártires’. Esos ‘Hermanos Musulmanes’ alimentan guerras civiles entre árabes y musulmanes porque no practican el Islam a su ortodoxa forma, como en Siria, donde han muerto más de 150.000 personas; en Libia, mueren cientos semanalmente, al igual que en Irak, Afganistán, Egipto. Hermanos sunitas contra hermanos chiítas, contra judíos y cristianos. Si ellos fueran nuestros vecinos, los colombianos católicos, cristianos y otros no musulmanes seríamos los infieles del caso, a los que habría que cortar la cabeza o violar, esclavizar y convertir.

Es a ese monstruo al que se enfrenta, luchando por su supervivencia, la gente de Israel. Las fotos que vemos de mujeres y niños víctimas de la guerra son de personas forzadas a ser ‘mártires’, que en vez de ser protegidas por sus autoridades para que vivan, son utilizadas por Hamás para que mueran por la causa de Alá.

Imaginémoslos en Cúcuta, disparando centenas de misiles desde el otro lado de la frontera. Si perdiéramos, nuestra suerte sería espantosa. Tendríamos que ganar. Esa es la realidad a la que se enfrenta Israel por cuenta de fanáticos terroristas que dominan a la sufrida población Palestina. Igual que el ‘Estado Islámico’ busca dominar territorio y gente, por ahora en Irak y alrededores. Esos son los verdaderos salvajes. Ese es el real enemigo común.

León Teicher

Empresario


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado