El crecimiento en Europa | Opinión | Portafolio
Lorenzo Dávila

El crecimiento en Europa

Lorenzo Dávila
POR:
Lorenzo Dávila
mayo 16 de 2012
2012-05-16 01:41 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7bfef4a6ca.png

El reciente anuncio de una nueva Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno para finales de mayo o inicios de junio, focalizada una vez más, tal y como lo ha recordado el propio presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en el crecimiento y empleo, hace temer, en un primer momento, que como ha ocurrido en las otras ocasiones, se termine hablando de ajustes, siguiendo la agenda alemana, aunque cada vez sean más voces las que griten contra la política de ajustes brutales que se ha venido aplicando hasta ahora, lo que, unido a una posición cada vez más solitaria del Gobierno alemán, especialmente ahora con la presumible falta de respaldo que tendría del nuevo Gobierno francés, hacen pensar que esta vez podría ir en serio.

Debemos tener en cuenta que sufrimos una crisis de sobreendeudamiento, principalmente privado, lo que implica que la solución no pasa por medidas como las efectuadas hasta la fecha, que podrían ser de aplicación, más o menos discutibles, si el problema fuera exclusivamente de deuda pública, sino que la única solución posible pasa por crecimiento económico, inflación o quitas (o una combinación de estas).

Es decir, si las economías europeas tuvieran exclusivamente un problema de déficit público, sin problemas significativos de endeudamiento privado, las políticas de ajuste del gasto público unidas a un incremento de la carga tributaria podrían plantearse como una solución, pero en el momento en el que la demanda privada interna se contrae fuertemente y la demanda exterior no es capaz de absorber esa caída, la reducción del gasto público se convierte en un suicidio colectivo, tal y como por desgracia la realidad nos lo demuestra.

Si de verdad buscamos crecimiento económico, a corto plazo, este solo puede venir de la inversión pública en aquellos sectores que tienen más influencia en el multiplicador del gasto sobre la demanda efectiva, tales como las infraestructuras, las medidas de apoyo a la exportación, la mejora y renovación de la infraestructura de sectores clave de la economía, aunque esto sea a coste de un endeudamiento público superior a corto plazo.

Los Estados fuertemente afectados como España o Italia deben concentrar la mayor proporción posible del gasto público en esto, liberando recursos de aquellas otras partidas que se pueden articular mediante el incremento de tasas o el establecimiento de estructuras de copago.

Es verdad que, siguiendo las declaraciones de Van Rompuy, parece que ahora han empezado a darse cuenta de la existencia de la demanda efectiva y la importancia sobre esta del multiplicador del gasto, así como del papel protagonista que puede tener la inversión en infraestructuras, anunciando la ampliación de capital del Banco Europeo de Inversiones, si bien la idea de que sea este el que articule dicha inversión no deja de ser otro artificio de mutualización de la deuda privada por parte de los acreedores actuales, cuando debería ser el Sistema Financiero europeo el que debería asumir dicho papel. Bien es cierto que antes de ello, es condición necesaria la reestructuración de todo el Sistema financiero, especialmente en el caso español, para evitar dudas sobre el nivel de deuda pública tras la reestructuración y así consigamos un Sistema Financiero que apoye el proceso y cierta inversión privada mediante un mecanismo de mutualización de las garantías de la Unión Europea y no de los riesgos como pretende Alemania.

Lorenzo Dávila

Jefe de Investigación IEB de Madrid

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado