Lorenzo Dávila

La estrategia del avestruz

Lorenzo Dávila
POR:
Lorenzo Dávila
diciembre 13 de 2011
2011-12-13 02:23 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7bfef4a6ca.png

 

Fue en Grecia, la cuna del teatro, donde se desarrolló la tragedia, que con variantes siguió por la antigua Roma, no por casualidad, en forma de pantomima, si bien tenemos que irnos hasta el siglo XVI, con el barroco francés y alemán, para alcanzar la máxima expresión del drama moderno. Otra cosa no, pero de teatro, en Europa sabemos un rato, y con toda esa ‘expertise’ se ha alcanzado un acuerdo en el seno del Consejo Europeo del pasado viernes, guiado por el complejo de la avestruz: lo que no se nombra no existe.

En esta Europa de los despropósitos, parece que los líderes políticos asistentes a la cumbre Europea, desconocen el informe de Moody’s en el que alerta de los vencimientos de más de 3,5 trillones de dólares durante el 2012 entre EE. UU. y Europa de deuda pública y bancaria.

Es más, si nos atenemos a los vencimientos de deuda pública en Europa, tenemos que en España nos vencerán casi 120.000 millones de euros y en Italia por lo menos 300.000 millones de euros, pero es que en Francia (un país donde el peso del sector público se sitúa en el entorno del 50% del PIB) vencerán casi 210.000 millones.

Si cogemos la bancaria en España, le tenemos que sumar 200.000 millones más a lo que, además, podemos sumarle 80.000 más de empresas no financieras, en total un 40% de nuestro PIB, y eso que nosotros ya hicimos los deberes el pasado mes de agosto y modificamos nuestra Constitución en la dirección del acuerdo alcanzado para controlar el déficit público.

Un problema de sobreendeudamiento de tal calibre, y ante la urgencia de refinanciación durante el 2012, obliga a crear un vehículo sostenible que permita reestructurar la deuda, lo cual es imposible con las primas de riesgo que estamos pagando algunos países, lo que pasa por la creación de un Tesoro europeo con la capacidad de emitir deuda mutualizada, esto es los famosos eurobonos de los que no se ha querido hablar, lo que pasa previamente por una serie de medidas que obligan a tener un BCE con mandato suficiente como para poder poner calma en los mercados de deuda más allá del carry trade que provoca las medidas anunciadas el pasado jueves, algo de lo que tampoco se ha querido hablar.

El ejemplo de la Reserva Federal y del Banco de Inglaterra es claro, no sirve para crecer, pero sí para llevar el coste de la deuda al 2%.

La otra opción, la más lógica, al tiempo que permitiría empezar a crecer y crear la demanda interna necesaria, (a ver si comprenden los responsables en Europa que las economías desarrolladas llevan más de 30 años deslocalizando los procesos productivos y basando su crecimiento en el consumo), es la de un proceso de quitas ordenado, dado que no podemos pagar, de lo que no sólo no se ha hablado, sino que además se ha eximido a los bancos de participar en cualquier proceso de quitar de deuda soberana europea.

No sólo no se ha salvado el euro, sino que ni si quiera se ha ganado tiempo, sólo, por enésima vez, se ha dejado pasar el tiempo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado