Lorenzo Dávila

El riesgo Europa

Lorenzo Dávila
POR:
Lorenzo Dávila
enero 12 de 2012
2012-01-12 01:15 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7bfef4a6ca.png

 

El 2012 se presenta como un año de fuertes incertidumbres y gran cantidad de factores de riesgo que pueden llevar a profundizar la crisis financiera mundial.

Si tenemos que comenzar con un desencadenante, por un tema de calendario, el primero sería Europa, donde los principales vencimientos de deuda, tanto pública como privada (en el entorno de los 2 trillones de euros), se articulan durante la primera mitad del año.

Así, para la segunda mitad de febrero los vencimientos de deuda pública griega pueden suponer la primera prueba de fuego para la robustez de la integración económica de la Unión Europea.

La imposibilidad de entrar en tasas de crecimiento positivo, en gran medida, debido a los fuertes ajustes en las partidas del gasto público, obligan a nuevas inyecciones públicas por parte del Fondo de Estabilidad Europea y el FMI, lo que ha su vez obligará a los Estados miembros a contribuir con sus compromisos de funding, para lo que algunos países como Italia y España pueden encontrar agravadas sus dificultades en términos de coste de su endeudamiento.

La alternativa de que los bancos tenedores de deuda griega (principalmente franceses y alemanes) asuman un recorte de hasta el 50%, puede llevar a que alguno de estos, ante las dificultades crecientes del sector, quiera provocar el default oficial del Gobierno griego para ejecutar los CDS con los que tienen cubiertas parte de sus posiciones, lo que trasladaría el riesgo al otro lado del Atlántico donde se sitúan gran parte de los emisores.

Existe un riesgo de contagio de primas en una situación de este tipo que podría dificultar aún más todo el proceso y provocar la salida del euro de una economía como la griega.

Será durante el segundo trimestre del año, cuando la prueba de fuego se traslade a Portugal, Italia y España, pero también habrá que seguir la colocación a largo plazo de Bélgica y Francia.

Un incremento significativo de las primas de riesgo o mantenimiento en el entorno de los 350-400 puntos básicos para el caso de Italia y España harían insostenible el déficit estructural, con el riesgo de que el descuento por los mercados lleven a la necesidad de intervención de ambas economías. En este último caso, la imposibilidad de que ambas naciones cumplieran sus compromisos de funding en el Fondo de Estabilidad Europeo para su propio rescate, daría entrada a una intervención articulada desde el FMI con el riesgo de llevar el ajuste presupuestario a niveles mayores con el consiguiente efecto negativo en las tasas de crecimiento.

Lejos de acabar el problema de la Zona Euro con los vencimientos de deuda pública, este cobra mayores dimensiones ante los vencimientos del sector financiero con un mercado cerrado tanto en el de emisiones como en el interbancario.

Una de las señales más preocupantes de que la banca europea sigue sin limpiar sus balances la hemos visto tras el fracaso de la inyección de casi medio trillón de euros por parte del BCE al 1%, cuando, una semana después, el 90% del dinero inyectado lo depositaban las entidades financieras en el BCE en facilidades permanentes de depósito retribuidas al 0,25%.

Es decir, que el riesgo sistémico es percibido por los bancos de tal magnitud que prefieren el depósito más seguro a un día para cubrir posiciones, para lo que están dispuestos incluso a pagar un 0,75%.

Lorenzo Dávila

Jefe de Investigación del IEB, Madrid, España

lorenzodavila@davila-eafi.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado