Louis Kleyn

El parqueo en Bogotá

Louis Kleyn
Opinión
POR:
Louis Kleyn
julio 10 de 2015
2015-07-10 05:50 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c1d8f126c.png

Los parqueaderos son parte esencial de cualquier solución a la movilidad. La mayor parte del tiempo los carros particulares se encuentran quietos, estacionados en algún lugar. Típicamente, cada carro requiere tres puestos de parqueo, uno en la casa, otro en la oficina, y un tercero en lugares diversos de la ciudad. Cuando no están circulando, los carros deben salir de las calles. De lo contrario, ocuparán precioso espacio necesario para el desplazamiento. El estacionamiento en espacio público debe limitarse a un mínimo, solo en áreas con tráfico muy escaso, ya que unos pocos vehículos parqueados en las arterias principales terminan afectando el tránsito de miles.

Por esta razón, la construcción de parqueaderos abiertos al público debe incentivarse. Con un espacio urbano crecientemente costoso y apetecido para la edificación de oficinas y viviendas, las áreas privadas que podrían utilizarse para parqueaderos son cada vez menores. En este momento, las tarifas están limitadas con base en diferentes clasificaciones, de acuerdo a los Decretos 268 de 2009 y 550 de 2010, emitidos por la Alcaldía Mayor de Bogotá; reglamentados por la Circular 001 del 2011. Agreguemos que la existencia de las tres normas permite lecturas ambiguas sobre las tarifas que deben imperar en los parqueaderos que fueron concesionados por el IDU, los que hacen parte de los centros comerciales y los de clínicas y similares. La confusa normativa elimina los incentivos para competir, con diferentes precios reglamentados para servicios equivalentes.

Limitar la tarifa que se puede cobrar por aparcar no tiene lógica. Incentiva el uso del carro particular, dando una falsa señal sobre el verdadero costo de la utilización del espacio para aparcar; al tiempo que reduce el espacio privado urbano disponible para los carros, aumentando la presencia de estos en las calles, y con esto la congestión. Por ello, uno de tantos pasos dirigidos a mejorar la movilidad debe ser liberar estas tarifas, dejarlas sujetas a las fuerzas de la oferta y la demanda; y con las combinaciones y dinámica de precios que los propietarios de los parqueaderos quieran implementar (tarifas más altas a las horas pico, tarifas más altas para los carros más grandes, planes de fidelidad, promociones cruzadas, etc).

Este cambio en la regulación puede ser acompañado con mayores exigencias en cuanto al cumplimiento de las responsabilidades sobre los bienes que cuidan, vía seguros y demás. Y complementado con normas más estrictas sobre las características de las instalaciones: dimensión y organización de las rampas de acceso, el tamaño de los parqueos, las áreas para bicicletas y motos, los baños, entre otros.

Planeación Nacional ha incluido en el Plan de Desarrollo una sobretasa a la tarifa de los parqueaderos, destinada a financiar infraestructura vial y transporte masivo. La sobretasa debe acompañarse necesariamente con la liberación de las tarifas, de lo contrario simplemente exacerbará la escasez de parqueaderos.

Existen diferentes instancias en las que a los carros se les puede cobrar; por su existencia (matrícula, IVA, importación, impuesto anual de rodamiento), por su utilización (congestión, parqueo, peajes urbanos), por su eficiencia energética y menor contaminación (sobretasa gasolina, impuestos diferenciales a los eléctricos). Lo importante es permitir que los mercados operen y que los precios resultantes, asociados al carro particular, reflejen, por lo menos parcialmente, los costos sociales que trae la movilidad lenta, el uso ineficaz del escaso espacio urbano y la contaminación del medioambiente.

Démosle a los mercados la oportunidad de contribuir a mejorar la movilidad en Bogotá. El desplazamiento rápida y cómodo tiene un valor monetario para quienes lo disfrutan. La movilidad lenta y dispendiosa representa un costo sobre la sociedad y la economía entera. En Bogotá necesitamos prohibir el estacionamiento sobre las arterias, y ofrecer abundante parqueo en suelos privados, como una de tantas medidas enfocadas a reducir los tiempos de desplazamiento.

Louis Kleyn

Consultor empresarial
louiskleyn@hotmail.com

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado