Descuadernando al país | Opinión | Portafolio
Lucas Echeverri Robledo

Descuadernando al país

Lucas Echeverri Robledo
POR:
Lucas Echeverri Robledo
marzo 14 de 2014
2014-03-14 03:41 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/16/56c374df3271b.png

El proceso de desinstitucionalización que se ha vivido en los últimos meses, a raíz del tema de la destitución del alcalde Petro, ha tomado matices increíbles cuyas consecuencias no alcanzamos a vislumbrar.

Comencemos por recordar cómo el discurso de Petro senador era totalmente distinto al de Petro alcalde. El senador era un abanderado radical de castigar a los funcionarios corruptos, incluso los electos por voto popular, al punto de participar activamente en la discusión y aprobación de la ley, mediante la cual se facultó al Procurador para sancionar e incluso destituir este tipo de funcionarios, cuando fueran encontrados culpables de actos de corrupción. Él mismo denunció varios casos en el Senado y nunca lo vimos rasgarse las vestiduras porque el Procurador sancionara y destituyera alcaldes y otros funcionarios de elección popular.

Ahora, cuando la sanción recae sobre él, decide, como lo dijo la semana pasada su abogado, no dejar la Alcaldía hasta que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tome una determinación.

Caramba, qué desastrosa decisión la del Alcalde, está acabando, al mejor estilo populachero, con las instituciones del país, que son bastante frágiles, llenas de heridas dejadas por la guerra y el exceso de violencia que hemos sufrido, y que apenas están sanando. De hecho, en La Habana están haciendo un esfuerzo grande para que juguemos todos con unas mismas reglas: la Constitución y las leyes.

Esto implica que las normas se aplican por igual y deben ser acatadas y cumplidas por todos. No que solo sean válidas cuando me favorezcan, porque de lo contrario es válido declararse perseguido, ya sea por la derecha, por la izquierda, por la mano negra o la mano peluda, cualquiera que sea, pero el fin es no acatar la decisión.

El señor Alcalde, cuando se posesionó, juró respetar la Constitución y las leyes, y hoy está descaradamente ignorándolas. Claro que hay gente que dice que tontos son todos los demás funcionarios sancionados que nunca habían visto esta opción de ‘cuarta instancia’, interpretación de un ‘abogado vivo’, que más bien parece hecha para ‘mamarle gallo’ a la justicia.

Claro, todo el que es sancionado se declara inocente, pero la defensa se debe hacer dentro de las reglas establecidas, sino la fractura que se le abre al Estado de Derecho es insondable.

No nos estamos dando cuenta de que estas son las mismas razones que nos han llevado, tantas veces en nuestra historia republicana, a solucionar las diferencias por las armas.

Le falta grandeza a Petro, como a casi todos los políticos del país que se olvidan que esto no se trata de ellos, ni es un tema de derecha o izquierda, sino de Colombia. Pero es tal la soberbia que prefieren llevarse todo por delante a aceptar que tal vez no tiene la razón.

Ahora con esta nueva teoría, los congresistas recién elegidos y los demás funcionarios electos del país van a quedar fuera del alcance de la ley, ya que sin importar que barbaridad hagan, tendrán siempre la posibilidad de pedir medidas cautelares a la Comisión Interamericana y, porque no, una sentencia de la Corte Interamericana, antes de acatar una decisión de la normatividad colombiana.

Lucas Echeverri Robledo

Consultor

lukaseche@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado