Lucas Echeverri Robledo

Y nunca pasa nada

Lucas Echeverri Robledo
Opinión
POR:
Lucas Echeverri Robledo
octubre 16 de 2014
2014-10-16 03:52 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/16/56c374df3271b.png

Seguramente, porque la violencia ha disminuido considerablemente, y de forma permanente desde el primer Gobierno de Álvaro Uribe, la percepción de los problemas que antes eran apenas visibles, ahora aparecen como monstruos incontrolables que están carcomiendo la sociedad, siendo para mí la corrupción y la total inoperancia de justicia, que van de la mano, los más graves.

Desde siempre, he oído de políticos tristemente famosos por que mantiene regiones del país asolada y sometida a sus caprichos, siendo tiranillos que roban o dejan robar una región sin ninguna consecuencia. Poco ha importado si en dichos lugares ha hecho de las suyas la guerrilla o los paramilitares, estos personajes los han sobrevivido.

La corrupción es difícil de probar, pero está ahí y nada en el país se está moviendo sin el aval de políticos y funcionarios corruptos o veniales y empresarios que les hacen el juego porque viven felices con la repartija.

Lo más triste es que pareciera que viviéramos en un país perfecto, las licitaciones parecen transparentes, con quien quiera que uno habla le dice que no cohonesta con la corrupción y si la conversación es con un político, este se rasga las vestiduras sin comprender cómo es que esto pasa.

Pero para no hablar de cosas que me dicen, hablemos de mis experiencias: la única vez en que me he visto en la necesidad de entablar un juicio, el juez me pide, descaradamente, dinero para fallar a mi favor, en caso contrario me promete enredarme el proceso, y claro ahí voy enredado. Al sacar mi pase me pidieron dinero y cuando tuve que corregir un documento de un predio en el catastro, me pidieron dinero, en este último, en vista de la urgencia, tuve que acudir a un ‘amigo’ político para que me defendiera de la jauría, y el único contrato que manejo con el Estado, el funcionario director de alguna corporación me pide dinero para permitir su terminación. Y hay más, me roban en una finca con la suerte de que descubrimos a los ladrones y la policía no hace nada porque si entran a la casa del que me robó, y este no tiene lo robado en su domicilio, se expone a un enjambre de abogadillos que los demandan y les acaban su carrera. No, no pregunten qué solución ofrece la policía ante tal impotencia, porque, entonces, entramos en el tema de si de verdad será posible la paz sin justicia en nuestra Colombia.

Cuando esto me pasa me pregunto:¿será que yo soy el más de malas de país?, ¿el único al que le pasan estas cosas?

La respuesta es clara, esto le debe pasar a todo el mundo, porque la justicia en Colombia es inexistente, nada funciona, los corruptos andan campantes porque saben que no les va a pasar nada, que nunca pasa nada, no importa si es el ladrón que me robó en la finca, el funcionario que me pidió dinero, el Presidente que acusan de haber recibido dinero de la droga o el que recibió dinero del Cartel de Cali, o al que acusan de paramilitar, o al senador que acusan de guerrillero, o al Fiscal o al Procurador, así se extralimiten en sus funciones.

La verdad es que nunca pasa nada y que aquellos que se les enfrentan, quedan, casi siempre enredados.

Lucas Echeverri Robledo
Consultor
lukaseche@gmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado