Luis Alberto Zuleta J.

El debate sobre la infraestructura

En el Congreso organizado recientemente por la Cámara Colombiana de la Infraestructura participaron los principales actores del sector público y privado con responsabilidades sobre el tema.

Luis Alberto Zuleta J.
POR:
Luis Alberto Zuleta J.
diciembre 11 de 2011
2011-12-11 07:23 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2595bece.png

El debate no puede ser más oportuno en un momento en el que los efectos del cambio climático sobre Colombia hacen sentir su fuerza más severa por segundo año consecutivo.

Hay un gran consenso internacional sobre la relación entre desarrollo de la infraestructura, crecimiento económico y competitividad. No puede ser de otra manera, por cuanto los costos de los fletes sobre los productos de importación y exportación y los de consumo interno, así como la eficiencia en la distribución multimodal de productos, influyen notablemente en los distintos mercados.

El deterioro evidente de las vías en los dos últimos años ha invitado a muchos analistas y políticos a iniciar juicios de responsabilidad que pueden ser estériles. Ciertamente han coincidido una politización del manejo de la infraestructura, episodios ostensibles de corrupción y una visión de las finanzas públicas que recorta el presupuesto de inversión inicialmente, empezando por la infraestructura en momentos de austeridad fiscal, entre otros factores.

La ausencia de un mantenimiento estructural sobre cada nueva vía u obra construida es una máxima practicada en los países exitosos en este tema. Colombia ocupa un puesto desafortunado en el concierto de naciones en el desarrollo de infraestructura. En buena hora el ex presidente Gaviria trazó, en su administración, las bases del desarrollo de la infraestructura a través de las concesiones a empresarios privados y el desarrollo de nuevas reglas del juego sobre el sistema férreo y portuario.

Este Gobierno ha planteado la importancia de no ejecutar obras nuevas sin los estudios de tercera fase que se requieren y sin condicionar el mantenimiento respectivo. También ha apropiado un monto significativo de recursos y espera asignar los provenientes de la venta de una participación en Ecopetrol.

Con recursos, sin estudios suficientes y con la influencia de las olas invernales los resultados iniciales son precarios, pero la persistencia en esta estrategia tendrá que dar sus frutos. La creación de los dos fondos de Colombia Humanitaria, el de las emergencias y el de las obras y planeación de largo plazo son un importante complemento en esta dirección. Una de las conclusiones del foro es en que los diseños y ejecución de nuevas obras, teniendo en cuenta el cambio climático, implicarán un redimensionamiento que considere el manejo adecuado de las aguas y de su impacto sobre la obra que se construye, tratando de minimizar riesgos previsibles y controlables.

También hay que destacar los cambios en la institucionalidad con la creación de la Agencia Nacional de Infraestructura que administrará los contratos de concesión. Frente a la adversidad se viene respondiendo con un rediseño de largo plazo que es necesario, pero hay que poner en marcha los planes de contingencia de corto plazo que minimicen los efectos nocivos de la mala infraestructura, de las olas invernales sobre la ya existente y del inadecuado planeamiento. 

LUIS ALBERTO ZULETA J.

CONSULTOR EMPRESARIAL     

zuldezub@cable.net.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado