Luis Alberto Zuleta J.

Diseñar instrumentos incluyentes

Luis Alberto Zuleta J.
POR:
Luis Alberto Zuleta J.
noviembre 14 de 2013
2013-11-14 03:23 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2595bece.png

El libro de Acemoglou y Robinson ¿Por qué fracasan las naciones?, tantas veces citado, coloca a Colombia como uno de los países que ha desarrollado reglas del juego y organizaciones no incluyentes que dificultan el crecimiento económico sostenido y una política redistributiva.

En una coyuntura económica y política crítica para Colombia, en la que se discute un posible proceso de paz con las Farc, es fundamental que el contenido de la negociación se traduzca efectivamente en el rediseño de las reglas de juego, que permitan la inclusión social con sostenibilidad y mejoras en la competitividad de largo plazo del país.

El Ministro de Hacienda ha comentado que un proceso de paz exitoso permitiría un crecimiento permanente del PIB del 1% anual, si el proceso tiene éxito.

Aunque ha habido mucho escepticismo de parte de varios sectores, no parece haber ninguna duda en la opinión pública nacional sobre la importancia de contar con un proceso de paz razonable y exitoso, que requiere una etapa de posconflicto exigente, pero justificable si se beneficia toda la Nación.

Es sintomático que en un foro de empresarios, organizado por un medio de comunicación, los ponentes hayan coincidido en que se requieren ajustes al modelo de desarrollo en lo que se refiere a la inclusión social, pero con exigencias en lo que se refiere al diseño de instrumentos adecuados para la sostenibilidad del crecimiento y la competitividad.

Es interesante tener fresca la experiencia de los paros agrarios nacionales para hacer explícito lo que se quiere resaltar en este escrito.

Otorgar subsidios a grupos de agricultores que presionan a la sociedad con instrumentos coercitivos que paralizan las vías públicas, la comercialización de productos y la producción misma de muchos sectores es una herramienta que no es razonable.

Pero el mensaje más crítico consiste en entregar subsidios sin exigir mejoras en productividad o reconversión productiva cuando se requiere.

En estos términos, la sociedad, en el mediano plazo, tendrá menor y no mayor bienestar.

Así, el diseño de instrumentos de política que busquen resolver problemas sociales de comunidades específicas deberían ser consistentes con su propia sostenibilidad.

¿Qué gana un sector agrícola recibiendo subsidios que no modifican las condiciones que generan los problemas?

El Estado debe destinar recursos prioritariamente a producir bienes públicos que remuevan los obstáculos de infraestructura, innovación, educación y reconversión, si es el caso.

Se trata de diseñar instrumentos que sean incluyentes en la medida en que permitan resolver problemas de las comunidades, siempre y cuando estos instrumentos no se conviertan en un problema de largo plazo contra ellas mismas.

Por otra parte, la acumulación de subsidios no condicionados a sectores en problemas necesariamente produce un efecto fiscal no sostenible y no tiene como resultado la transformación productiva que se necesita en el mediano y largo plazo.

Este es un mensaje muy claro que es útil para las negociaciones de paz. Las soluciones de corto plazo deben ser consistentes con la remoción de los problemas de mediano y largo plazo.

Finalmente, hay que resaltar la ausencia de debate nacional por parte de los interlocutores sociales que están llamados a convocarlo en esta coyuntura, como los partidos políticos y los gremios sectoriales.

Luis Alberto Zuleta J.

Consultor empresarial

zuldezub@cable.net.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado