Luis Arango Nieto

Negociaciones y reforma agraria

Ahora que se iniciaron las verdaderas negociaciones con las Farc, y como el presidente Santos mencionó que se tendría en cuenta situaciones pasadas para no cometer los mismos errores, es importante traer a colación una anécdota.

Luis Arango Nieto
POR:
Luis Arango Nieto
octubre 24 de 2012
2012-10-24 05:54 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2677e3eb.png

Durante el proceso de negociación en el Caguán, tuve oportunidad de conversar, sobre temas de política agropecuaria, con varios representantes de la guerrilla, especialmente con 'Simón Trinidad', 'Raúl Reyes', 'Joaquín Gomez' y 'Andrés París'.

Es importante resaltar que en aquella época, como ahora, el tema rural era de primordial importancia para la guerrilla. El aparente liderazgo en estos aspectos lo asumía 'Simón Trinidad', con quien compartí información sobre política agropecuaria, tanto colombiana como internacional.

Los temas que discutimos incluyeron: inversión y financiamiento, comercialización,  desarrollo tecnológico y desarrollo rural. Sin embargo, la reforma agraria fue un tema bastante álgido y se mencionaba el caso de Cuba como ejemplo exitoso, situación esta que le comuniqué al presidente Pastrana y a Camilo Gómez.   

En el 1999 se conmemoraron en Cuba los 40 años de la Reforma Agraria cubana, lo que coincidió con una reunión de los ministros de Agricultura de las Américas. Por algún inconveniente, el titular Rodrigo Villalba no asistió y en su reemplazo lo hice yo.

Días antes del viaje, fui llamado por el Presidente y el Comisionado, quienes me dieron la misión de entrevistarme con el presidente Fidel Castro. El fin fue indagar sobre la posibilidad de llevar unos representantes de las Farc a mirar la experiencia cubana sobre reforma agraria, teniendo en cuenta que para las negociaciones ellos la tenían como un ejemplo.

Al arribar a La Habana, me entrevisté con el embajador Londoño Paredes, a quien le manifesté la misión que tenía y quien me dijo que él arreglaría todo. En el acto central de la conmemoración, el comandante Fidel pronunció, durante cerca de cuatro horas, más que un discurso, un conversatorio sobre la lucha agraria cubana y el éxito de su reforma agraria.   

Mientras escuchaba al Comandante, pensé que sería inútil llevar guerrilleros por cuanto iban a escuchar el discurso agrarista de los años sesenta.

En un momento se nos acercó, al embajador y a mí, una persona quien me dijo que al finalizar el acto esperara en el sitio donde estaba. El embajador inmediatamente interpretó la situación y me dijo que iría a ver al Comandante.

Efectivamente, fui llevado con seis ministros de Agricultura y otros altos funcionarios del Gobierno cubano a una recepción. En un momento dado quedé solo con el comandante Fidel, aparentemente todo arreglado por el embajador Londoño, e inmediatamente procedí a plantearle la situación. Su respuesta fue enfática: "Colombia no debe hacer una reforma agraria como la hemos hecho en Cuba, las circunstancias colombianas hoy día (hace trece años) son muy diferentes a las de hace 40 años en Cuba".

Que esta anécdota sirva a los negociadores del Gobierno para no dejarse encasillar en planteamientos fundamentalistas ya revaluados, incluso por el mismo Fidel Castro.

El Gobierno ya tiene una apuesta muy social con la Ley de Restitución de Tierras y el proyecto de Ley General de Tierras y Desarrollo Rural que comenté en el artículo 'A cumplir con los territorios rurales, publicado en Portafolio el 12 de septiembre del 2012.

Si los negociadores de la guerrilla entran en razón (pensando con el deseo), se darán cuenta de que sus pretensiones encajan en las apuestas que tiene el Gobierno y no es necesario moverse en el campo de discusiones radicales que  no llegan a ningún lado.

LUIS ARANGO NIETO

EXVICEMINISTRO DE AGRICULTURA

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado