Luis Arango Nieto

Zidres: oportunidad de crecimiento

Luis Arango Nieto
Opinión
POR:
Luis Arango Nieto
junio 02 de 2015
2015-06-02 04:33 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2677e3eb.png

El sector agropecuario ha perdido protagonismo e importancia en el desarrollo nacional. Entre el 2010 y el 2014, el crecimiento de su PIB ha sido, en promedio, de 2,9% anual, en tanto que el del PIB nacional, fue de 4,8% por año. Por otra parte, la participación agropecuaria en el PIB nacional fue de 6,4% en el 2013, mientras diez años atrás era de 14,6%.

En artículo anterior mencioné que la agricultura colombiana se encontraba ‘enjaulada’ por cuanto su estructura era rígida y carecía de válvulas de escape para su crecimiento. Sin embargo, para revertir parcialmente esta situación hay una luz al final del túnel con el proyecto de ley de las Zidres (Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social).

A través del proyecto se crean zonas especiales de aptitud agropecuaria, aisladas de los centros urbanos más significativos, que demandan elevados costos de adaptación productiva. La Altillanura encaja con esta descripción, su suelo requiere alrededor de 4,5 millones de pesos de inversión inicial en enmiendas para corregir acidez y toxicidad de aluminio.

El proyecto es socialmente incluyente a través de la asociatividad y de la promoción del desarrollo social y económico. Es objeto también el promover la productividad y el desarrollo competitivo sostenible. Además, entre las zonas se pretende estimular el acceso y regularización de la propiedad de la tierra, así como establecer reglas de aprovechamiento de la propiedad rural.

El proyecto considera instrumentos, incentivos y estímulos para el fomento de los proyectos productivos y para la promoción de la asociatividad entre pequeños, medianos y grandes productores.

Las Zidres se presentan como una oportunidad para las empresas que quieran desarrollar grandes proyectos productivos bajo una seguridad jurídica específica para la zona. Con esto se promueve el desarrollo regional.

La iniciativa no pretende resolver la incertidumbre jurídica sobre la propiedad rural ni la problemática de la Unidad Agrícola Familiar, que ha venido condenando a los campesinos a la pobreza y, además, ha impedido el desarrollo de grandes proyectos.

El proyecto considera la expropiación de los predios improductivos con indemnización, según el avalúo catastral. En estos casos, antes de la expropiación se debe advertir al propietario sobre la improductividad y, posteriormente, darle los apoyos necesarios para producir, si a pesar de esto el predio no se vuelve productivo, sí debería estar sujeto a expropiación.

Se debe tener en cuenta de que las Zidres no coincidan con áreas de restitución de la propiedad así como Zonas de Reserva Campesina. Siendo el proyecto de carácter nacional, hay que tener cuidado de que no se genere incertidumbre e inseguridad con la posible creación en Zidres en zonas que no tienen condiciones para ello.

Finalmente, el proyecto Zidres y la eventual solución a la inseguridad jurídica sobre la propiedad le darán una real oportunidad de crecimiento al sector agropecuario. Según el Conpes de la Altillanura, en el 2030 se deben sembrar 950 mil hectáreas, equivalentes a 22% del total agrícola nacional cultivado en el 2013. Para el 2040, se dederían estar sembrando 1,5 millones de hectáreas, equivalentes 114% de lo plantado en el 2013 en Colombia.

Luis Arango Nieto

Exviceministro de Agricultura

larangon@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado