Luis Augusto Yepes
ANÁLISIS

Petróleo: producción, precios e inventarios

El retorno de los inventarios de crudo a los niveles normales es una señal de ajuste de la producción con relación a la demanda. 

Luis Augusto Yepes
Opinión
POR:
Luis Augusto Yepes
abril 21 de 2016
2016-04-21 07:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c2c5dcc96.png

La evolución de los inventarios comerciales de petróleo en los mercados, da pistas y claves importantes para el análisis de los precios y también para establecer posibles escenarios de mediano plazo. Mientras que inventarios altos tienden a debilitar los precios, lo contrario ocurre en situación de bajos inventarios ante la percepción de escasez del producto.

El nivel de inventarios aumenta cuando hay excedentes de oferta, lo que se conoce como ‘mercado de compradores’. En ese caso, el precio tiende a la baja como viene ocurriendo desde el segundo semestre del 2014, en particular por los aumentos de producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos, al pasar de 5,47 millones de barriles día (MBD) a 9,43 MBD entre el 2010 y el 2015, con un incremento del 72 por ciento en ese periodo. Al contrario, cuando la oferta es inferior a la demanda, se configura un ‘mercado de vendedores’, en el cual los precios tenderán al alza mientras que los inventarios disminuyen.

Con información de la Energy Information Administration (EIA) de Estados Unidos (www.eia.gov/forecasts/steo/report/us_oil.cfm), se observa que los inventarios comerciales de crudo entre enero del 2011 y su proyección hasta diciembre del 2017, comprenden tres etapas:

1. De enero del 2011 a agosto del 2014, los inventarios reales estuvieron cerca de los niveles históricos mínimos, lo que explica la percepción de precios altos que se observó en ese lapso.

2. Desde septiembre del 2014 hasta marzo del 2015, el nivel de inventarios comerciales de petróleo se incrementó desde los valores bajos del punto anterior hasta alcanzar el nivel histórico máximo, esto se debe a los excedentes de oferta, que, a su vez, debilitaron los precios. A partir de marzo del 2015, los inventarios continuaron en aumento por encima de los máximos niveles históricos, reduciendo aún más los precios del mercado.

3. Según las proyecciones de la EIA, en abril del 2016 se habría alcanzado el inventario comercial máximo con 537.5 millones de barriles almacenados. Los inventarios reales, publicados por la EIA el 20 de abril de 2016, tienen una diferencia solo de 0,2 por ciento sobre el valor señalado anteriormente. De ese punto en adelante, los inventarios comenzarían a disminuir, lo que explica la mejora esperada de los precios, y hacia finales del 2017 los inventarios entrarían nuevamente en la banda de valores históricos. El retorno de los inventarios de petróleo a los niveles normales es una señal de ajuste de la producción con relación a la demanda, y es la condición esencial para el fortalecimiento de los precios.

Cuando se miran en detalle las cifras, se encuentra que el mercado está construyendo sus expectativas y percepciones a partir de cambios menores en las variables ‘fundamentales’. Por ejemplo, a partir del informe publicado por la EIA (el miércoles 20 de abril), se observa que los inventarios experimentaron un incremento con respecto a la semana anterior de 2,1 MB, lo que representa apenas el 0,3 por ciento. De lo anterior se concluye que cambios muy finos en las cifras están explicando la evolución de los precios del petróleo, lo que refuerza la necesidad de analizar con cuidado la evolución de los números para descubrir las tendencias que se van a consolidar en los próximos meses.

El asunto es que rara vez los precios del petróleo se comportan como se espera. En la historia de los commodities, lo que baja tan abruptamente genera la dinámica de alzas considerables en el futuro. La reducción en los precios que se ha venido observando desde mediados del 2014, como lo advierte un reciente estudio de la Agencia Internacional de la Energía, ha ocasionado la caída de la inversión petrolera a nivel mundial de 24 por ciento en el 2015, y 17 por ciento en el 2016, lo que limitará el volumen de reservas de crudo que se necesita para satisfacer la demanda futura.
Además, como lo señala la Agencia, la capacidad de reserva de petróleo para atender contingencias de producción de corto plazo se ha reducido y solo se cuenta con algunos excedentes en Arabia Saudita e Irán del orden de 2 MBD, aproximadamente, es decir, 2 por ciento de la demanda mundial de crudo, lo cual podría caer a menos de 1 MBD en el segundo semestre del 2016. Luego, la capacidad de maniobra ante una restricción de producción es muy limitada, lo cual aumenta el riesgo de incrementos importantes de precios en el corto y mediano plazo. Lo anterior sugiere que lo peor en materia de bajos precios parece estar quedando atrás.

Al cierre de este artículo, ya se sabe que la reunión en Doha no trajo resultados positivos, en parte, debido a que Irán no quiere renunciar a recuperar la participación en producción que tenía antes de la imposición de sanciones. Sin embargo, los precios se han fortalecido, en gran medida, por la huelga de trabajadores petroleros en Kuwait, lo que limitó temporalmente la mitad de la producción de ese país, aunque su efecto será de pocos días. De este y otros resultados dependerá la oferta de petróleo al mercado, el impacto sobre los inventarios y finalmente sobre los precios.

Luis Augusto Yepes
Consultor privado

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado