Luis Augusto Yepes

La sabiduría de los mercados

Sin embargo, ya se empiezan a conocer esfuerzos de cambio de las costumbres "energéticas" de la pobl

Luis Augusto Yepes
POR:
Luis Augusto Yepes
julio 25 de 2008
2008-07-25 03:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c2c5dcc96.png

El primer gran shock petrolero tuvo lugar a mediados de los 70, cuando el precio del petróleo pasó de 3 a 14 USD/Bl.

Posteriormente, con motivo de la revolución iraní de finales de esa década, el precio del crudo alcanzó los 40 USD/Bl. Los procesos productivos estaban basados en petróleo barato de tal manera que al encarecerse repentinamente el recurso, la flexibilidad para usar otro tipo de combustibles era nula.

Sin embargo, gradualmente las economías comenzaron a adaptarse a las nuevas condiciones de los mercados, lo cual explica que el petróleo en la década de los 80, después de estar a más de 40 USD/Bl, haya caído a casi 5 USD/Bl. Frente al nuevo shock petrolero del 2008, la situación es similar. La demanda no estaba preparada para afrontar precios de 130 USD/Bl y superiores, por lo que a corto plazo es poco lo que se puede hacer.

Sin embargo, ya se empiezan a conocer esfuerzos de cambio de las costumbres 'energéticas' de la población en diferentes países del mundo tales como: vehículos más eficientes, reducciones en los días laborales y ajustes en los ciclos escolares a fin de reducir los gastos de movilización de personas.

También los nuevos precios del petróleo están cambiando las variables económicas, por ejemplo en China, donde confluyen varios aspectos: una apreciación de la moneda, aumento de los costos de producción por incrementos en los precios de materias primas y la energía, unido ello a una regulación más estricta desde el punto de vista laboral y ambiental.

Lo anterior, hace que ese país haya comenzado a perder competitividad en los mercados internacionales al punto que ya algunas empresas están considerando el traslado de sus centros de producción a otros países, con costos más bajos como Vietnam, según un reciente artículo de The Wall Street Journal. El artículo en referencia trae ejemplos interesantes de reducción de la actividad exportadora por cancelación de pedidos en el exterior, correspondientes a productos de consumo masivo.

No obstante, el factor más definitivo en la evolución de los precios del petróleo son los vientos de recesión que soplan en las principales economías del planeta. En un artículo anterior, citábamos al Jeque Yamani, el legendario ministro de Petróleo de Arabia Saudita, cuando decía que: "Los miembros de la Opep saben que una recesión es, de donde quiera que venga, un fuego que no tarda en ganar incremento y alcanzarnos". A finales de 1999, la recesión económica que se inició en el sudeste asiático, afectó de tal manera el mercado, que los precios del petróleo cayeron por debajo de los USD10 por barril.

Como ha ocurrido en el pasado, la actual desaceleración económica mundial debe tener un efecto a la baja sobre los precios del petróleo, aunque tal vez no tan pronunciado como los anteriores, por dos consideraciones: la demanda de hidrocarburos terminará por reducirse a fin de ajustarse a las nuevas circunstancias, lo cual de paso puede ser bueno para todos incluido el medio ambiente.

Y en segundo lugar, la 'ola' especulativa debe tender a la baja, porque ante la menor demanda, los especuladores en el mercado de futuros optarán por cerrar sus ganancias y llevarse su dinero para otra parte. Por lo general, una vez que el primero arranque, los demás seguirán como en un efecto 'bola de nieve'.

En Colombia, los esquemas de subsidios, en particular los combustibles para el transporte privado, hace que estemos como en una especie de 'burbuja', a diferencia de otros países como en Europa, donde el incremento de los precios de los combustibles se ha convertido en un problema de orden público.

La moraleja es que tarde que temprano los precios deben ajustarse para reflejar sus costos y reducir las pesadas cargas sobre los presupuestos públicos. Al final del día, lo que pase con el petróleo dependerá como siempre de la sabiduría de los mercados.

layepes@cosenit.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado