Haciendo casas cambiamos vidas

Luis Felipe Henao
Opinión
POR:
Luis Felipe Henao
agosto 14 de 2014
2014-08-14 03:41 a.m.

La culminación del primer tiempo del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos es una buena oportunidad para hacer balance de los principales logros y las tareas pendientes en los sectores de agua y vivienda.

En 2013, Colombia registró su más alto nivel de iniciaciones de vivienda en la historia. Según el DNP, ese año se inició la construcción de cerca de 270.000 soluciones habitacionales, casi el doble de lo que se empezó cuatro años atrás. Entre agosto del 2010 y marzo del presente año se inició la construcción de 800.000 viviendas y esperamos concluir el cuatrienio con un total de 900.000.

El salto cuantitativo es uno de los grandes éxitos de la política, pero el más importante es que, por primera vez, más de la mitad (53 %) son viviendas de interés social. Logramos que el gran impulso a la producción formal de vivienda tuviera como destino los hogares de más bajos ingresos en zonas donde la oferta de vivienda social formal era baja o inexistente.

Esto fue posible gracias a la ejecución del mayor presupuesto de inversión jamás asignado al sector: 12 billones de pesos irrigados a la economía a través de un conjunto de programas diseñados para remover las barreras que limitan el acceso a una vivienda. Hacen parte de esta oferta plural de programas: 1) vivienda gratuita, dirigido a hogares en extrema pobreza o en situación de vulnerabilidad sin acceso a crédito ni capacidad de ahorro; 2) subsidio a la tasa de interés para hogares de ingresos bajos y medios con acceso a crédito, y 3) vivienda para ahorradores (Vipa) para hogares con ingresos menores a dos salarios mínimos bancarizados mediante la articulación del subsidio familiar y subsidio a la tasa.

El cambio en la escala de producción de vivienda generó un aumento sin precedentes en la cadena de valor de la construcción que se reflejó en altas tasas de crecimiento del PIB y el empleo. En el 2013, el crecimiento del sector construcción (9,8 %) duplicó al del conjunto de la economía (4,3 %). Lo mismo ocurrió en el primer trimestre del 2014, cuando el conjunto de la economía creció 6,4%, liderado por el ramo de la construcción que creció 17,2 %. En diciembre del 2013, este mismo sector registró su más alto nivel de ocupación: 1,4 millones de empleados, y durante el 2014 se ha registrado una media de ocupación de 1,2 millones.

Estos logros económicos han estado acompañados de grandes conquistas sociales. Al aumentar la oferta de vivienda social formal, hemos reducido el número de hogares en situación de precariedad o sin acceso al servicio de agua y saneamiento básico, lo cual ha contribuido a la mejora en el Indicador de Pobreza Multidimensional, que entre el 2010 y el 2013 disminuyó del 30,4 % al 24,8 % de la población, porcentaje que equivale a cerca de dos millones de colombianos.

Un último logro a destacar es la reducción del déficit habitacional. En el 2005, el déficit cuantitativo de vivienda urbana sumaba más de un millón de hogares (12,6 % del total). Según las estimaciones del Dane y el Ministerio de Vivienda, en el 2013 ese número no superaba 580 mil hogares (5,6 % del total), lo cual muestra una reducción cercana a los 420 mil hogares.

El balance de estos cuatro años es, sin duda, positivo y constituye un claro ejemplo de lo que es posible lograr con políticas públicas bien diseñadas, transparentemente gestionadas y respaldadas por el empresariado.

Luis Felipe Henao C.

Ministro de Vivienda Ciudad y Territorio


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado