Luis Guillermo Plata Páez
columnista

Un ‘peso mediano’

Aunque es innegable que hemos mejorado, otros lo han hecho aún más, y Colombia sigue siendo un país del montón.

Luis Guillermo Plata Páez
Opinión
POR:
Luis Guillermo Plata Páez
abril 06 de 2017
2017-04-06 08:30 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7cd0d20472.png

Los norteamericanos utilizan frecuentemente en su lenguaje el dicho ‘pega por encima de su peso’, cuando alguien o algo se comporta de manera superior a sus expectativas.
Tomando esta analogía del boxeo, tristemente Colombia es un país que ‘pega por debajo de su peso’. Es decir, si nuestro país fuese un boxeador, seguramente, sería catalogado como ‘peso mediano’, pero, desafortunadamente, por desempeño o pegada sería ‘peso ligero’. Veamos por qué.

Con 1’141.749 km2, Colombia es el país número 25 del mundo en tamaño, nuestros más 48 millones de habitantes nos ubican en el puesto 28, en términos de población, y los 296.000 millones de dólares de Producto Interno Bruto (PIB), nos colocan en la posición número 38. Claramente, un ‘peso mediano’, comparado con los demás países.

No obstante, cuando miramos nuestros indicadores de desempeño como nación, la historia es bien distinta. Si nos medimos en PIB per cápita, ocupamos el puesto 89. Si usamos el índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, que, además de ingreso per cápita, incluye otros factores relacionados con expectativa de vida y educación, ocupamos el puesto 97.

Más aún, cuando analizamos el índice de competitividad del Foro Económico Mundial, que es un buen indicador de desempeño relativo a otros Estados, Colombia ocupa la posición número 61 y somos el quinto país en América Latina. En educación, la situación tampoco es muy buena. En las pruebas Pisa, estamos en el lugar 57 en ciencias y el 61 en matemáticas entre 70 naciones, o sea, estamos en el cuartil más bajo.

Podría seguir listando índices, y la conclusión sería la misma, somos un ‘peso mediano’ que pega como un ‘peso ligero’, o como le escuché decir una vez a un reconocido economista amigo, “somos un país grande y torpe”.

¿Qué nos pasa? ¿Por qué hay esta gran brecha? Aunque es innegable que hemos mejorado, otros lo han hecho aún más, y Colombia sigue siendo un país del montón. Sabemos lo que hay que hacer, lo ha diagnosticado el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial, el Consejo Privado de Competitividad, pero a la hora de la verdad, en materia de productividad total de factores del país, se ha mantenido plano.
¿Y por qué hablar de productividad particularmente? Porque a la postre, los países que logran una mayor productividad son también aquellos que obtienen más progreso, equidad social y desarrollo económico. Como diría Paul Krugman, “la productividad no es todo, pero en el largo plazo es casi todo”.

Al final del día, lo que ha faltado es voluntad política y audacia. Ahora que estamos implementando el proceso de paz y que esto se ha convertido en el pretexto para, finalmente, realizar muchas cosas que hace años hemos debido hacer, quizás sea el momento para tomar las decisiones difíciles, pero necesarias, que lleven a Colombia a que, como en el boxeo, por lo menos, ‘pegue a la par de su peso’.

Luis Guillermo Plata
Presidente ProBogotá Región

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado