Manuel José Cárdenas

Agente de integración poderoso

Manuel José Cárdenas
Opinión
POR:
Manuel José Cárdenas
junio 12 de 2016
2016-06-12 07:58 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

La inversión extranjera (IED) se ha vuelto clave en las transacciones económicas internacionales y el agente de integración más poderoso entre las economías. Ha adquirido más relevancia que el comercio internacional de bienes y servicios y enlaza a las economías nacionales a través de cadenas globales de valor y redes de producción, cada vez más integradas. A pesar de su importancia económica no hay un conjunto de normas globales que la regule. El actual régimen de inversión internacional consiste en más de 3.000 acuerdos internacionales de inversión, cuyas reglas están establecidas en tratados bilaterales de inversión y en los capítulos de los TLC que se han venido negociando desde 1990. En el caso colombiano, existen 14 convenios vigentes y 9 suscritos.

Los principios que rigen los acuerdos de inversión extranjera están orientados principalmente a favor de la protección de los derechos de los inversionistas y sus inversiones, por medio de cláusulas como trato nacional, trato de nación más favorecida, nivel mínimo de trato, prohibición a la expropiación sin indemnización, libres transferencias y sistemas de solución de controversias. No obstante, se ha prestado mayor atención a la necesidad de equilibrar los derechos y obligaciones del Estado con respecto a la IED. Se considera que los gobiernos tienen el derecho soberano de regular, proteger los bienes públicos y compensar los efectos negativos de aquella.

Este cambio de énfasis ha ido de la mano con un nuevo intento por implementar mejores prácticas en las políticas regulatorias de la IED: aunque algunos gobiernos han liberalizado sus políticas en la materia, podrían fortalecerse o ampliarse con procesos clarificación, simplificación y coordinación. Definir, con mayor precisión, el tipo de daños y circunstancias respecto de los cuales los inversionistas pueden reclamar una indemnización y el tipo de acciones que pueden tomar los Gobiernos. Se considera que una redacción estandarizada ayudaría en este sentido. También, se plantea la conveniencia de precisar la interrelación que existe entre el régimen de inversión extranjera con otras áreas sustantivas del derecho internacional relacionadas con los derechos humanos, medioambiente, trabajo y comercio, así como los impuestos e incentivos. Dado los intereses encontrados que existen al respecto, este proceso, en algunos casos, no será fácil.

Como algunos gobiernos, en especial los de los países menos adelantados, tienen poca capacidad para competir exitosamente por tales inversiones en el mercado global, se ha propuesto lanzar un programa de apoyo internacional para la facilitación de la inversión sostenible, enfocado en mejorar los marcos regulatorios nacionales de la IED y fortalecer las capacidades de promoción de las inversiones, para el cual existen tres opciones: a) ampliar la iniciativa de Ayuda para el Comercio y Transformarla en una iniciativa de ayuda para la inversión y el comercio; b) ampliar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio para cubrir inversiones, convirtiéndolo en un acuerdo sobre facilitación del comercio y la inversión; c) negociar, en el largo plazo, un marco multilateral o plurinacional de inversión, pensando, incluso, en convertir a la OMC en una organización mundial de comercio e inversión.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado