Manuel José Cárdenas

Avances en la formalización

Manuel José Cárdenas
Opinión
POR:
Manuel José Cárdenas
septiembre 28 de 2014
2014-09-28 08:26 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Ante todo hay que tener en cuenta que la informalidad es un concepto que ha estado sujeto a diferentes interpretaciones y alcances.

A nivel teórico se destacan dos enfoques que han intentado definir y analizar los determinantes de la misma: estructuralista e institucionalista. Desde el punto de vista estructuralista, el ramo informal surge como consecuencia de la poca capacidad del sector moderno para absorber mano de obra, con lo cual los individuos antes de quedarse desempleados prefieren ubicarse en la informalidad. En este sentido, esta actividad esta determinada por factores asociados a la estructura de la economía, que limita al sector moderno para generar puestos de trabajo.

Entre las variables más comunes para caracterizar este enfoque se tienen: nivel de desempleo, estructura sectorial, nivel de capital físico y humano, y grado de desarrollo tecnológico. Por su parte, el enfoque institucionalista relaciona la informalidad con factores de carácter institucional. Entre estos elementos están la existencia de barreras legales para la formación y funcionamiento de las empresas (impuestos, costos laborales, regulaciones ambientales, pago diferencial de servicios públicos, etc.) y la ineficiencia del Estado para proveer sus servicios. Las medidas más utilizadas se refieren al recaudo fiscal, restricciones del mercado laboral, grado de calidad de las instituciones gubernamentales y medidas de inspección del empleo.

En el Plan de Desarrollo 2010-2014 se puso más énfasis en el enfoque institucional y, en tal sentido, se tomaron importantes medidas para disminuir el costo de la contratación y flexibilizar las normas laborales.

Ejemplo de ello son los beneficios de la Ley de Formalización y Primer Empleo, la rebaja de 13,5 por ciento de las cargas parafiscales para la financiación del Sena y del Instituto de Bienestar Familiar, las cuales se reemplazaron por el Cree, y la terminación de los abusos de las Cooperativas de Trabajo Asociado. Pero, sin duda, los factores que jugaron un papel más destacado para la formalización fueron los estructurales que permitieron un crecimiento anual de la economía de más del 5 por ciento, dentro de los cuales se destaca la fuerte inversión pública en obras civiles.

Para avanzar en el proceso de formalización es necesario hacer más énfasis en aquellos aspectos instituciones y estructurales que han tenido un menor desarrollo. Entre los primeros, dado que la mayoría de las acciones realizadas para combatir la formalidad tienen un enfoque nacional y general, hay que poner más énfasis en los que tienen un carácter regional y sectorial, que abarquen a los sectores productivos y de servicios. En los segundos, resulta fundamental fortalecer la estructura sectorial, el nivel de capital físico y humano, el grado de desarrollo tecnológico y la innovación, entre otros.

De acuerdo con un informe de la Cepal, el desafío principal para los gobiernos de América Latina y el Caribe –Colombia no es la excepción– es fomentar pactos sociales para la inversión que estimulen la productividad e impulsen un crecimiento con igualdad. Estos pactos sociales deben tener un marco institucional que entregue certeza y reglas claras, políticas de corto plazo que otorguen estabilidad nominal y real, y políticas de largo plazo que incentiven una inversión más diversificada. Deben contemplar acciones generales y sectoriales para cada uno de ellos.

Manuel José Cárdenas
Consulto rinternacional
emece1960@yahoo.com


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado