Manuel José Cárdenas
columnista

China, ¿economía de mercado?

Además de las amenazas de EE. UU., reafirmadas por Trump, no está claro cómo reaccionarán los demás países, ya que China también promete contraatacar.

Manuel José Cárdenas
Opinión
POR:
Manuel José Cárdenas
febrero 26 de 2017
2017-02-26 04:48 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

El Protocolo de Adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), firmado en diciembre del 2001, permitió a los países miembros (con base en el párrafo 15, apartado a, inciso ii) considerar a China como un país que no era economía de mercado, (NME, por sus siglas en inglés), hasta finales del 2016. Esta calificación permitía que al aplicar un estado medidas antidumping a China, no utilizara los precios y costos chinos en el cálculo del valor normal, ya que no existían las condiciones del mercado, y en sustitución lo autorizaba a usar los precios de referencia y los costos de un país sustituto, considerado como una economía de mercado.

La aplicación de esta metodología tiene como objetivo corregir las distorsiones causadas por la intervención estatal en la economía china, que se refleja en los precios y costos internos de ese país. Este tratamiento les permitió, en ese periodo de transición, la posibilidad de adelantar acusaciones de dumping o salvaguardias, de manera discrecional y sin acudir a la OMC.

Al terminar esa etapa, cada país miembro de la OMC debe responder al interrogante de si China es una economía de mercado. Algunos la reconocieron antes, especialmente para celebrar TLC, como es el caso de Australia, Islandia, Perú, Chile y Suiza. Otros, como EE. UU., Europa, Canadá, Japón y México no lo han hecho; e incluso han afirmado, como EE. UU., que no la van a reconocer.

Ante la pérdida de validez de esta parte del artículo 15, se derivan dos interpretaciones: i) China, que cree que se mantendría, automáticamente, el estatus de economía de mercado; y ii) los demás miembros de la OMC, como Estados Unidos y la Unión Europea (UE), que entienden que el artículo 15 todavía autoriza el uso de un método alternativo en las investigaciones antidumping. El tema no es solo relevante desde la perspectiva vinculada con las investigaciones de dumping y subsidios, sino también con otra, más amplia, la de cómo enfrentar a las empresas chinas en el mercado cuando tienen ventajas artificiales.

Este es un asunto delicado para Colombia, por varias razones, en especial si se tiene en cuenta que no ha firmado con China un tratado de libre comercio, pero quiere aumentar su comercio con este país. Igualmente, si quiere establecer un estrategia conjunta con los países de la Alianza del Pacífico, dos de ellos (Perú y Chile) ya le han recocido este estatus de economía de mercado; en cambio México, no lo ha hecho. La habilidad de la Colombia para lograr igualdad de condiciones entre sus propios productos de exportación y las importaciones procedentes de China, dependerá de su capacidad para compensar los precios que resulten deslealmente bajos de las importaciones chinas, objeto de dumping, y los instrumentos antidumping que emplee al respecto.

Además de las amenazas de EE. UU., reafirmadas por el presidente Trump, no está claro cómo reaccionarán los demás países, ya que China también promete contraatacar.
Voceros del cartera de Comercio china han anunciado que su país tomará medidas para defender sus derechos si los miembros de la OMC continúan con las viejas prácticas antidumping contra productos chinos, tras la fecha de expiración del periodo de transición.

Manuel José Cárdenas
Consultor
internacionalemece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado