Manuel José Cárdenas

Las denuncias de Snowden

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
enero 19 de 2014
2014-01-19 11:48 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Los editores de The Guardian escogieron a Edward Snowden, excontratista de la National Security Agency (NSA), como personaje del 2013. Algunos consideran que sus denuncias pondrán un límite a las prácticas de espionaje sin control del Gobierno estadounidense. Otros, con una visión más amplia, estiman que favorecerán a los valores democráticos, la transparencia y la libertad.

Cuando la vigilancia electrónica se inició, con la invención del correo y la radio, la única vía para gravar e interceptar la información era la tinta y el papel. Hoy, hay tecnologías que permiten copiar, clasificar y almacenar millones de registros en un día. En el siglo XIX, la humanidad no producía señales electrónicas, ahora es posible conocer casi cualquier aspecto de existencia humana a través de las capacidades de lectura de datos que proporciona Internet y de las tecnologías emergentes que pronto añadirán aún más información a la red. Este desarrollo revolucionario hará que las personas cambien sus conductas.

En EE. UU., con este nuevo potencial tecnológico, la inteligencia electrónica se enfocó inicialmente en los gobiernos extranjeros y sus funcionarios, pero con los ataques del 11 de noviembre del 2001 se cambio el enfoque. La colección de datos creció hasta incluir información de poblaciones enteras y datos históricos que pueden seguir los pasos de las personas años antes de convertirse en sospechosos. Ello es posible porque el 99% del ancho de banda de Internet del mundo en el 2002, y el 33% de las llamadas telefónicas en el 2003, pasaron por este país. Se recoge y almacena cientos de millones de listas de contactos de correo electrónico, mensajería instantánea y cuentas personales en Yahoo y Facebook. El problema no es solo con EE. UU., Rusia y China tienen infraestructuras de vigilancia similares, y dictaduras de todo el mundo han adquirido estas tecnologías en el mercado abierto.

¿Ante esta situación, qué debería distinguir los gobiernos democráticos de los totalitarios en una era de vigilancia masiva, teniendo en cuenta que la privacidad de los ciudadanos comunes es un derecho universal? La esperanza de Snowden es que esta denuncia obligue a los gobiernos, a la comunidad tecnológica, a la justicia y a los particulares a reconsiderar el camino a seguir.

De hecho, el presidente Obama anunció la revisión de las prácticas de vigilancia de la NSA. Se mantuvo la facultad de la Agencia para recopilación masiva de llamadas telefónicas, pero la custodia y mantenimiento de las bases de datos estará controlada por una institución independiente de los servicios de inteligencia o a una firma tecnológica, que obliga a la Agencia a obtener una autorización para acceder a aquella. También se acordó reformar el funcionamiento del Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera, introduciendo la figura del defensor civil, encargado de rebatir o fiscalizar los argumentos de la Fiscalía ante los magistrados cuando se soliciten las órdenes judiciales para las prácticas de la NSA. En cuanto a los tecnólogos, es importante que inventen nuevas formas de proteger a los ciudadanos. Estos últimos también deben tener el derecho a crear software cifrado cerrado para protegerse.

Manuel José Cárdenas

Consultor internacional

emece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado